Carta abierta de historiador@s de la ciencia de Chile

CARTA ABIERTA Ante la situación de conflicto social en Chile.

El pasado 21 de octubre de 2019, ante las sucesivas y crecientes protestas ciudadanas, así como ante los complejos conflictos sociales y la gestión gubernamental de los mismos, nuestro Ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Don Andrés Couve Correa, instaba a los “investigadores e investigadoras dedicados a comprender la complejidad de la convivencia democrática y los movimientos sociales” a trabajar para “superar esta crisis y contribuir desde nuestro ámbito a medidas que apunten a mejorar la calidad de vida de las personas”.

Cabe señalar que las medidas que permitirían mejorar la calidad de vida, las vienen comunicando especialistas de diversas disciplinas desde hace varios años; y van desde una mejor y mayor distribución de los recursos y las riquezas hasta un mejoramiento y garantía de una educación, salud, vivienda, justicia y sistema de pensiones de calidad.

Desde el El Laboratorio de Historia de la Ciencia, Tecnología y Sociedad, espacio académico en el que nos reunimos investigadores e investigadoras de diferentes especialidades y centros de estudio en torno al impacto, alcances y dinámicas de la ciencia en la sociedad a través del tiempo, nos unimos a otros centros, asociaciones y redes del país, para expresar nuestro malestar ante esta grave crisis sociopolítica.

Como historiadoras e historiadores, también ciudadanos y ciudadanas, observamos con preocupación la creciente inequidad que vive Chile. Un país heterogéneo y con gran riqueza material y cultural, en el que son palpables la indignación y el cansancio de la población, abatida ante la impotencia y los pocos frutos dados por sus grandes esfuerzos cotidianos. En las últimas décadas, hemos constatado la ausencia de políticas destinadas a garantizar un crecimiento real, basado en una justa distribución material, una igualdad de oportunidades para sus ciudadan@s, sustentadas en el acceso a una educación pública de calidad, un salario y un sistema de pensiones dignos, una protección de los recursos naturales y patrimoniales, una gestión de las riquezas del país acorde con los intereses generales y no con los de una exigua minoría ligada al poder.

Frente a esta situación, queremos mostrar nuestra solidaridad con las decenas de víctimas y sus familiares.

Por todo lo anterior, declaramos que:

  1. Comprendemos las legítimas protestas que se vienen sucediendo en Chile en los últimos días, signo manifiesto de una fragil y muy desigual sociedad, y reclamamos a las autoridades y medios de comunicación el desarrollo de espacios de discusión y diálogo, con objeto de que las demandas sean escuchadas por quienes pueden satisfacerlas.
  2. Rechazamos la violencia institucional auspiciada bajo el Estado de Excepción Constitucional de Emergencia, condenando una respuesta gubernamental basada en la implantación del terror y exigiendo responsabilidades políticas ante la mala gestión del conflicto como asunto de seguridad pública tanto como todas las formas de violencia de saqueos y destrucción de la infraestructura pública. Respecto de todo ello esperamos el esclarecimiento de los hechos y condena de los y las responsables para poner fin a los hábitos de impunidad reiterados en la historia de Chile.
  3. Entendemos que las universidades deben servir como medios para el desarrollo de un conocimiento útil, ligado a propuestas orientadas a la resolución del conflicto y a la satisfacción de las acuciantes demandas sociales. Cuando se garantice un espacio de diálogo pacífico y las mínimas condiciones democráticas sean restablecidas, nos comprometeremos, por tanto, a contribuir a ello con nuestro trabajo.
  4. Reafirmamos el sentido público de hacer Universidad. Creemos que es, sigue y seguirá siendo un espacio para el pensamiento crítico, el debate constante, y la reflexión social. En este nuevo Chile que emerge, nos comprometemos con un trabajo con vocación pública, un trabajo que reconstruya nuevos sentido políticos, históricos, sociales y de género en el hacer Comunidad.
  5. Concordamos con quienes han llamado a la conformación de una Asamblea Constituyente que establezca las bases de un Nuevo Pacto Social en virtud de criterios de Justicia y Dignididad que reclama la población en este primer cuarto del siglo XXI.

Firman:

Marcelo Sánchez Delgado :: Silvana Vetö :: Jorge Vergara Vidal :: Carolina Valenzuela Matus :: Carlos Sanhueza Cerda :: Lorena Valderrama :: José Soto Lara :: Felipe Vilo Muñoz :: María José Correa Gómez :: Stefan Meier Valenzuela :: Jorge Mujica Urzúa :: Gabriela Polanco Pérez :: Claudio Gutiérrez Gallardo :: José Soto Vejar :: Felipe Martínez Fernández :: Bárbara Silva Avaria :: Rodrigo Booth :: Mercedes Prieto :: Luz María Narbona :: Natalia Gándara Chacana :: Daniella Jofré Poblete :: Juan Álvarez Rubio :: Martín Fonck :: José Ragas :: Amarí Peliowski :: Diego Arango López :: Joan Cornejo Svensson :: Miguel Muñoz Asenjo :: Yuri Carvajal Bañados :: Alejandra Palafox Menegazzi :: Nelson Arellano Escudero

LabHCTS/apm-nae

Descargar PDF Carta abierta Historiadorxs de la Ciencia y la Tecnología – Chile oct 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s