Programme EAMHMS Barcelona Conference 19-22 September, 2018

a través de Programme

EAMHMS Congress

Beyond the museum walls’

Medical Collections and Medical Museums in the 21st Century

Barcelona, September 19th-22nd  2018

(you can get a pdf version by clicking in the next link: EAMHMS Congress Barcelona 2018 Programme)

EAMHMS CONGRESS PROGRAM

 

Wednesday 19th  September 2018
IMF-CSIC
16.00-19.00
Council Meeting, Board Members only
Thursday 20th  September 2018
IEC-SCHCT
9.00-10.30
Registration opens & Welcome reception
Tea & Coffee available
10.30-12.30
Tours of Medicine in the old city. Miquel Carandell – Històries de Ciència (Guided Session)
Lunch Break. Not provided
14.00
Conference Welcome & Opening Remarks
Joandomènec Ros, President IEC
Jaume Padrós, President COMB-MHMC
Thomas Schnalke, President EAMHMS
Alfons Zarzoso, host and organiser EAMHMS Congress
Session 1. SYNERGIES (14.30-16.00)
14.30
Sophie Goggins. Use, and Misuse, of Patients on Display
15.00
Paula A. Summerly, Steve Fisher, Dennis Nance. Teachers of Anatomy and Visual Pathology: Two strategies on how to liberate “doubly dead” specimen collections.
15.30
Mieneke te Hennepe. Doing ethics in a museum context: the new medical presentation in Rijksmuseum Boerhaave
16.00
Coffee Break provided
Session 2. AMERICAN EXPERIENCES (16.30-18.30) 20’ each
16.30
Josep Simon Castel. Unite and Conquer: Working towards a Colombian Network of Health Heritage
16.50
Nuria Galland. A new project for the Palacio de la Escuela de Medicina in Mexico DF.
17.10
Pedro Paulo Soares. New uses for scientific and health heritage: a sample of smallpox vaccine as an object of interdisciplinary study
17.30
James Edmonson. How Medicine Became Modern: Beyond the Walls
17.50
María Gabriela Mayoni. Material culture of science teaching in 19th century Argentina.  The acquisitions of models and instruments for human anatomy study.
19.00
RAMC
Reception at the Royal Academy of Medicine in Catalonia
(building in front of the Institut d’Estudis Catalans)
The Old Anatomical Theatre. Miquel Carandell – Històries de Ciència (Guided Session)
20.00
Conference dinner provided (at the restaurant of Hotel Silken. 13 Pintor Fortuny Street, 08001 Barcelona)
Friday 21st  September 2018
IEC-SCHCT
Session 3. SHORT PRESENTATIONS (9.00-11.00) 10’ each
9.00
Maria Carla Garbarino, Valentina Cani, Francesca Cattaneo, Lidia Falomo, Alberto Ferrari, Paolo Mazzarello. A New life for a Museum. The Pavia University History Museum beyond its own collection
9.10
Susanna Hakkarainen, Henna Sinisalo. Dealing with collections hazardous to health.
9.20
Martina Peters, Dominika Flomyn. Josephinum and the collections of medical history. New Perspectives.
9.30
Chiara Bombardieri, Chiara Pelliciari. Psychiatry without walls: public engagement in the Museum of the history of psychiatry in Reggio Emilia (Italy).
9.40
Discussion
10.00
Silvia Alemany, Genina Calafell. School children activities: a permanent work in progress due to the constant participation of teachers.
10.10
Madeleine Morton. Years behind, a day ahead: A catch-up chronology of New Zealand’s medical collections.
10.20
Alessandro Aruta, Maria Conforti e Carla Serarcangeli. Curing and displaying tuberculosis in Rome: the Ospedale Forlanini and the Museo Morelli.
10.30
Kaija-Liisa Koovit. The value of case reports in studying the cultural history of medicine.
10.40
Discussion
11.00
Coffee Break provided
Session 4. DIGITAL PROJECTS (11.30-13.00) 15’ each
11.30
Darren N Wagner. Getting a Feel for Touch Tables: A Pilot Project at the Osler Library of the History of Medicine
11.45
John Le Grand. Into the great wide open! The Anatomical Museum of Groningen: transposition and transformation
12.00
Mikel Asensio, Lluís Noguera, Elena Pol. Engaging Audiences Efficiency: the exhibit ‘Talking Brains’
12.15
Derek Williamson. The use of the Museum of Human Disease’s Digitised Collection: teaching, public health and engagement
13.00
Lunch buffet provided
15.15
RMSP
Session 5. ART & MEDICINE PROJECTS (15.30-17.00) 15’ each
15.30
Natasha McEnroe. ‘All the world is made of faith, and trust, and pixie dust’: Interpreting healing at the Science Museum, London
15.45
Rolf Ter Sluis. Observing, sensing and explaining: using art for skills training
16.00
Clare Barlow. Challenging Objects? Wellcome Collection’s redevelopment of ‘Medicine Now’
16.15
Eva Åhrén. Recovering a forgotten collection: Dermatological moulages and anatomical models in Stockholm
17.00
The RMSP Art Nouveau Hospital. Miquel Carandell – Històries de Ciència (Guided Session)

 

18.15
Coffee Break provided
18.45
Ordinary General Assembly
19.15-20.15
Extraordinary General Assembly
Dinner not provided
Saturday 22nd  September 2018
RES.INV-CSIC
Session 6. EMOTIONS (9.00-10.00) 15’ each
9.00
Judit Worley. Fear vs. amusement: Engaging young public to medical history and medical museums
9.15
Luis Conde-Salazar, Amaya Maruri, David Aranda. Approaching emotion: Olavide´s wax moulages as an element of transformation
9.30
Ilze Sirmā, Ieva Lībiete. Blindspots: unexpected emotions caused by amputees in a medical museum
9.45
Key Note Lecture (10.00)
Marta Lourenço
Beyond the Museum Walls: Cultures of Curators, Historians and Practitioners of Science
11.00
Coffee Break provided
Session 7. NEW PROJECTS (11.30-13.30)
11.30
Manon Parry. Human Curiosities Research Project: Mid-Way Results.
12.00
Caroline Ducourau. The anatomical collections of the Faculty of Medicine of Montpellier: museographic prospects.
12.30
Ock-Joo Kim, Eun Kyung Choi. Museums of Medical History in Korea: Encountering with the West and the East.
13.00
Jacky Healy. Engagement: medical history museums communicating the past, present and future.
13.45
Closing remarks
End of the conference

 

 All info on the sites of the Congress at:
https://eamhms2018barcelona.wordpress.com/useful-info/
IMF-CSIC: Institució Milà i Fontanals (CSIC), 15, Carrer de les Egipcíaques. Room 1.
IEC-SCHCT: Institut d’Estudis Catalans. 47, Carrer del Carme.
RAMC: Reial Acadèmia de Medicina de Catalunya. 47, Carrer del Carme.
RMSP: Sant Pau Art Nouveau Hospital Site (Recinte Modernista de Sant Pau) 167, Carrer de Sant Antoni Maria Claret. Francesc Cambó Room.
RES.INV-CSIC: Residència d’Investigadors. 64, Carrer de l’Hospital. Main Room.

Thackray Medical Museum, Leeds. Educar a través de las emociones

Mi trabajo de investigación me ha hecho centrarme en los museos anatómicos universitarios del siglo XIX: museos herederos de la Ilustración, y destinados a la formación de estudiantes de medicina. Una visita reciente al Thackray Medical Museum (Leeds, Reino Unido) ha servido para recordarme que existen otros modelos de museo medico-didáctico, con colecciones y museografías muy distintas, otros orígenes, y otros públicos en mente. Hoy comparto algunas imágenes de los espacios de este museo, y comento su enfoque didáctico en relación a los museos anatómicos universitarios.

resized

Thackray Medical Museum, Leeds

Museo, hospital, universidad, workhouse y cementerio

El Thackray Medical Museum nace del encuentro de una serie de espacios institucionales. Inaugurado en 1861, el edificio fue originalmente un workhouseun asilo para pobres donde las personas sin recursos eran obligadas a trabajar a cambio de alojamiento, comida y atención sanitaria. Las duras condiciones de los workhouse fueron descritas memorablemente por Charles Dickens en Oliver Twist (1837-39). En aquel momento, Leeds era una ciudad industrial con una población urbana en rápido crecimiento y condiciones insalubres. No fue casualidad que el workhouse fuera construido justo enfrente de un cementerio de las afueras de la ciudad, pues así se simplificaba el traslado de los muertos. Las personas fallecidas en el workhouse fueron enterradas en tumbas anónimas en el Beckett Street Cemetery.

resized 2

Beckett Street Cemetery, Leeds

El workhouse fue trasformado en hospital militar durante la Primera Guerra Mundial, y tras el fin del conflicto se convirtió en el Hospital Público de Saint James. Ampliado en los años sesenta del siglo XX, en 1970 se convirtió en hospital universitario al afiliarse a la Facultad de Medicina de la Universidad de Leeds.

En los años noventa el hospital dejó de utilizar el antiguo workhouse. El edificio decimonónico pasó entonces a albergar una colección que – a diferencia de la de muchos museos médicos europeos – no tiene relación directa con la universidad o el hospital, y tampoco con el workhouse. Se trata de la colección de objetos médicos heredados o adquiridos por Paul Thackray, descendiente de una familia de destacados farmacéuticos de Leeds, a finales del siglo XX.

Educación, emociones, experiencia

Los museos médicos universitarios del siglo XIX clasificaban, racionalizaban, y ordenaban el cuerpo humano y la enfermedad con fines didácticos. La selección de los objetos, así como la museografía, estaba pensada para recibir la mirada  “científica”, supuestamente objetiva, del médico o del estudiante de medicina. Era ésta, generalmente, una educación visual basada en suprimir las emociones, y asociada a la masculinidad. Ni siquiera las llamadas “Venus anatómicas” ­ ­– esculturas en cera que invitaban miradas tan sensuales como “científicas” hacía el cuerpo femenino – buscaban despertar una relación de empatía entre el observador y el cuerpo observado. La palabra “mirada” es clave aquí, pues los objetos expuestos estaban separados de los espectadores por el cristal de las vitrinas y las urnas.

madrid pic

Museo (o gabinete) anatómico del Real Colegio de Cirugía de Madrid, que pasó a la Universidad Central de Madrid. (imágen de la Ilustración de Madrid, 21 de julio de 1849)

Los objetos del Thackray Museum no tienen la “carga histórica” de las colecciones museísticas universitarias decimonónicas, y es probable que este hecho haya facilitado que se hayan puesto al servicio una visión museológica totalmente distinta.

La primera impresión no es de un Siglo XIX ordenado y racional, sino caótico y peligroso. El recorrido empieza metiendo a los visitantes, (casi) literalmente, en la miseria de los barrios bajos de Leeds. Las primeras salas consisten en una recreación a escala, con sonidos y olores “auténticos”, de una calle sucia, oscura, ruidosa e insalubre de 1842.

resize 3Pasamos por la barraca del matadero, por la letrina pública (donde resulta difícil detenerse a causa del olor), y por la casa de una niña moribunda, cuya respiración prácticamente extenuada escuchamos.

resize 4Cartelitos colocados por el camino van fijando la atención de los visitantes en detalles relevantes para la salud humana, como la fuente pública con agua contaminada con la bacteria del cólera, o los fever dens donde se separaba a las personas con enfermedades contagiosas.

resize 5Es una museografía que tiene el enfoque etnográfico y la vocación social de la llamada “nueva museología” de la segunda mitad del siglo XX.  Su objetivo aquí es buscar la empatía del público de hoy hacia los personajes (ficticios pero presentes y palpables) del pasado, y captar la atención de los visitantes mediante su inmersión en la realidad de estos personajes.

resize 6

Los paneles explicativos invitan a los visitantes a escoger una tarjeta biográfica sobre uno de los personajes y de seguir su historia a través de las distintas salas. Yo elegí a “Mrs Ingham,” de 73 años, dueña de una casa de huéspedes.

resize 7 (2)      Mrs Ingham part 2 (2) resized

De este modo, a diferencia que en los museos médicos universitarios, se pretende educar a un público amplio a través de las emociones, utilizando todos los sentidos. “Humanizar” la medicina; centrándose en la vida de los enfermos y de los pobres más que en la profesión médica. Este enfoque encaja con la historia del propio edificio, pues los personajes de la “calle en 1842” son todos de clase social baja, y serían susceptibles de haber pasado temporadas o de haber acabado sus vidas en un workhouse.

Uno de los principales medios utilizados por el Thackray Museum para provocar emociones es la recreación de escenas a escala real, con personajes en tres dimensiones de tamaño natural. Curiosamente, éste es un medio que evitaban los museos anatómicos universitarios del Siglo XIX, pero que los museos de cera populares como Madame Tussaud’s usaban constantemente. En éstos últimos era frecuente encontrar escenificaciones con cabezas decapitadas y héroes de guerra desangrándose.

Cuando los visitantes salen de esta experiencia sensorial de la “calle en 1842”, se encuentran con un museo un poco más convencional. En las siguientes salas se mezclan recreaciones a escala, y otros objetos creados ex proceso para el discurso didáctico, con objetos históricos de la colección. Los paneles de texto y las cartelas plantean preguntas y sus correspondientes respuestas de una forma divertida. Por ejemplo, invitan a que los visitantes busquen un tratamiento para la enfermedad de su personaje, y calculen si éste hubiera tenido los medios económicos para costearlo.

resize 8Los textos de los paneles explicativos están, al parecer, inspirados por el método de Margareta Ekarv para la redacción de textos expositivos “legibles” y accesibles: lenguaje simple, sin construcciones gramaticales complejas, verbos activos en lugar de pasivos, y líneas de texto muy cortas.[1]

resize 9.jpg

La escenografía que quizás más recuerde a los museos de cera populares del S.XIX está en la sección titulada “Hannah Dyson’s ordeal” ­(que podemos traducir algo como “el sufrimiento” o la “dura experiencia” de Hannah Dyson). Muestra una niña a la que se le amputa una pierna tras sufrir un accidente en la fábrica en la que trabajaba, y que moriría de septicemia unas semanas después de la operación. El nombre de la niña es inventado, pero la historia está basada en un caso real.

resize 10Al lado de la escena se proyecta un vídeo en el que unos actores interpretan las fases previas a la amputación, sin mostrar la parte más sangrienta del proceso. La muestra se aprovecha de la fascinación “instintiva” que tenemos los humanos hacía aquello que imita la realidad más cruda, y que los historiadores del arte han asociado tradicionalmente a una cierta vulgaridad. En este sentido Francisco Miquel y Badía escribió en torno a 1890 que “al vulgo le agradan y le entretienen, y aun le sorprenden y maravillan, todas las imitaciones puntualísimas del hombre y de la naturaleza, tales como las figuras de cera y los dioramas”[2].

Las últimas salas del recorrido han sido acondicionadas más recientemente, y continúan  el discurso expositivo desde el Siglo XIX hasta el presente centrando la mirada en el paciente. Por ejemplo, la sección Recovery (recuperación) incluye el video de una entrevista a una ex-militar que combatió en Oriente Medio y que sufre trastorno por estrés postraumático.

resize 11.jpgPara terminar el recorrido, los visitantes pueden desviarse para entrar en la sala “LifeZone,” un espacio interactivo sobre vida saludable diseñado específicamente para niños. ¡Así que terminé mi visita acompañando a un guisante en su recorrido por el intestino!

resize 12.jpg

[1] Sobre este método, véase Margareta Ekarv, “Combating redundancy: Writing Texts for Exhibitions” (pp. 201-204) y Elizabeth Gilmore and Jennifer Sabine, “Writing Readable Text: Evaluation of the Ekarv Method” (pp. 205-210), The Educational Role of the Museum, ed. Eileen Hooper-Greenhill, 2ª ed. (Routledge: London and New York, 1994).

[2] Francisco Miquel y Badía, El Arte en España (Barcelona: A. Elías y Compañía, ca. 1890), pp. 354-55

‘A ciência em lugar inesperado’ por Luana Giurgevich no Público

A ciência em lugar inesperado

Portugal contava com mais de 500 instituições religiosas nos séculos XVIII e XIX e cada uma representava um verdadeiro mundo de livros. Nunca faltaram os melhores autores, as edições mais recentes e as obras de conteúdos científicos complexos.

LUANA GIURGEVICH. Historiadora de ciência

Screenshot 2018-08-15 12.13.41

Série de ensaios Medea Chart no Público, até Setembro:
http://ciuhct.org/divulgacao/noticias/inicio-da-serie-de-artigos-medea-chart-no-publico

Aquí y ahora: las extinciones históricas en el siglo XIX

Equilibrium

En el marco del seminario Equilibrium: Estudios sobre ciencia, tecnología y conocimiento el Departamento de Humanidades invita a la conferencia Aquí y ahora: las extinciones históricas en el siglo XIX impartida por la Dra. Irina Podgorny, Museo de la Plata – CONICET (Argentina). Jueves 19 de julio, 16:30 horas, Casa Galván. Zacatecas 94, colonia Roma Norte, Ciudad de México.

Carteles

Ver la entrada original

Museo Historico de la Policia Nacional ~ Nicole Juliana Mikly Bernal

De nuevo, los alumnos del Instituto Raimundo Russi de Historia Aplicada a la Ciencia, la Técnica y la Medicina nos ofrecen una mirada sobre un espacio singular, con colecciones y discursos que remiten al mundo del control y de la disciplina social: el Museo Histórico de la Policía Nacional, en Bogotá, Colombia.

IRRHACTM

EL MUSEO HISTÓRICO DE LA POLICÍA NACIONAL
Bogotá, Colombia

Nicole Juliana Mikly Bernal
nicole.mikly@urosario.edu.co

El Museo Histórico de la Policía Nacional fue fundado por la Policía Nacional de Colombia en los años 80 a partir de colecciones reunidas desde finales de los años 50 (específicamente en enero de 1900). Desde 1984 ha ocupado el edificio diseñado para alojar la Dirección General de la Policía Nacional de Colombia, a mediados de los años 20, en pleno centro de Bogotá, a escasos metros de la plaza de Bolívar en la que se sitúan los principales poderes de la ciudad (Catedral, Capitolio, Palacio de Justicia, Consistorio municipal). Enfrente del Museo de la Policía y en todo el cuadrante en el que se ubica, en la actualidad abundan las tiendas de ropa y accesorios militares y de defensa personal.

Imagen 1: La imagen muestra la fachada del museo. Imagen tomada por Nicole Mikly

Colección

Ver la entrada original 9.278 palabras más

Le Corbusier i les Ciutats invivibles | Debat i presentació del Llibre Le Corbusier. Una fría visión del mundo

Una oportunidad para los que estamos en Barcelona de revisar la figura de Le Corbusier, mucho más que un arquitecto, a la luz de tres expertos con miradas críticas, fundamentales, con investigación rigurosa, trabajando en común desde perspectivas disciplinares diversas…

Intensificant vides nervioses

El proper Dimecres 16 de maig presentem el magnífic llibre de Marc Perelman, Le Corbusier. Una fría visión del mundo. Us hi esperem!


Ver la entrada original

Arte y Ciencia III workshop Proyecto GABMUSANA

Arte y Ciencia

III Workshop Proyecto GABMUSANA

Letamendi quadre ull

El próximo jueves 31 de mayo de 2018, a partir de las 9.00 horas, en el aula seminario de la IMF-CSIC (carrer Egipcíaques, 15. 08001 Barcelona) tendrá lugar el Tercer Workshop del Proyecto de Investigación :

Del gabinete de maravillas al museo anatómico popular: regímenes de exhibición y cultura material de la medicina

HAR2015-64313-P (GABMUSANA, según el argot técnico ministerial)

En esta ocasión, la sesión se dedicará íntegramente a la discusión de materiales sobre una de las líneas de trabajo del proyecto de investigación, aquella que pone en relación la historia de la ciencia y la historia del arte. Forma parte del análisis de los objetos de estudio, contemplados en los talleres de trabajo anteriores, sobre las colecciones de lo humano en diferentes ámbitos de exhibición entre los siglos XVII y XX. Nos interesa aquí fijar la mirada en algunos de aquellos “objetos de ciencia artísticos” creados en el mundo urbano español de los siglos XVIII a XX. Esto es, artefactos pensados o ejecutados con el fin de explicar o comunicar ciencia, entendidos como parte de la enunciación (logos) y comprehensión sensorial (visualización, manipulación) de la actividad científica. Vamos a someter a escrutinio la contingencia de aquellos objetos, a tratar de ubicarlos en un contexto histórico, a aproximarnos al proceso de construcción de la comunicación, de la objetividad, de la verdad científicas.

El taller contará con presentaciones realizadas por parte del equipo de investigación de GABMUSANA:

  • Haydée García-Bravo (CEIICH-UNAM, México)
  • Maribel Morente Parra (UCM, Madrid)
  • Mauricio Sánchez Menchero (CEIICH-UNAM, México)
  • Chloe Sharpe (University of York)
  • Begonya Torres Gallardo (UB, Barcelona)
  • Aina Trias Verbeeck (Independiente, Sóller)
  • Alfons Zarzoso (MHMC, Terrassa)
  • Emma Sallent Del Colombo (UB, Barcelona)
  • José Pardo-Tomás (CSIC, Barcelona)

Y también con las presentaciones de otras colegas:

  • Paula Arantzazu Ruiz (Investigadora independiente, Barcelona-Madrid)
  • Laia Foix (Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya, Barcelona)
  • Maria Pagès (GREDITS, BAU, Centre Universitari de Disseny de Barcelona)
  • José A. Ortiz (Investigador independent, Barcelona)

Por otra parte, el taller se beneficiará de los comentarios expertos de:

  • Cristina Rodríguez Samaniego (Departament d’Història de l’Art, UB, Barcelona)
  • Tomas Macsotay (Departament d’Humanitats, UPF, Barcelona)

 

 

La jornada se desarrollará según el siguiente horario de trabajo:

– Sesión matinal  de 9h a 13:30h (descanso entre 11-11:30)

– Sesión tarde 15:30 a 17:30h

 

Toda persona interesada en asistir y participar en las discusiones, puede dirigirse a: Maribel Morente (mmoren15@ucm.es) o a Alfons Zarzoso (azarzoso@museudelamedicina.cat) para obtener los materiales (una semana antes), cuyo sumario se ofrece a continuación:

 

  1. Emma Sallent Del Colombo & José Pardo-Tomás. Reconstruir la iconografía perdida de un viaje científico: Philippe Simonneau y su “Viaje de España y Portugal” con Joan Salvador y los hermanos Jussieu, 1716-1717
  2. Aina Trias. Las representaciones del mar a partir de los gabinetes de curiosidades
  3. Maribel Morente. Ceras anatómicas del gabinete al museo en el Madrid del siglo XIX
  4. Begonya Torres. Anatomías pintadas: óleos viajeros, mostrados y exhibidos entre España y Francia a finales del siglo XIX
  5. José A. Ortiz, Las imágenes de la enfermedad. Los brotes epidémicos en la prensa española del siglo XIX: el caso del cólera de 1885
  6. Chloe Sharpe. Un siglo de escultores anatómicos universitarios en España, 1840s-1940s
  7. Haydée García. Arte, ciencia y política. Fotografías de indígenas mexicanos a fines del siglo XIX en España
  8. Paula Arantzazu Ruiz. Del manicomio a la clínica oftamológica: películas médicas en la España de 1910s
  9. Mauricio Sánchez. El cine de Luis Buñuel y la disección cinematográfica
  10. Alfons Zarzoso. Dibujar la cirugía: Ilustradores médicos en Barcelona a mediados del s. XX
  11. Laia Foix. El fotógrafo Emili Godes, la fotografía científica y los archivos fotográficos
  12. Maria Pagès. Dibujos animados y comunicación científica en Cataluña (1940s-1960)

Frankenstein no era el monstre

El dijous passat, dins el cicle de col·loquis de la SCHCT  dedicats al bicentenari de Frankenstein  -FRANKENSTEIN 2018: DOSCIENTOS AÑOS EN LA HISTORIA DE LA CIENCIA-, va venir Andrew Smith de la University of Sheffield (UK) a parlar de la ciència a Frankenstein, descobriments i controvèrsies (“The Science of Frankenstein: discoveries and controversies”).

Tot i que el tàndem ciència i literatura me sembla fascinant, no volia avui contar-vos tant sobre el que va dir, més aviat descontextualitzar un detall.

L’Andrew Smith ens va llegir un fragment del prefaci de la mateixa Shelley on l’autora es demanava si algun dia es descobriria el principi de la vida, i si es comunicaria.

El dia següent vaig veure l’entrevista a l’Alfons Zarzoso, president de la SCHCT i co-autor d’aquest projecte, i el sento dir “fer recerca i difondre aquesta recerca en diferents tipus de formats”.

Em va sorprendre –gratament- trobar aquesta reflexió dos dies seguits, en dos contexts diferents.

La història de la ciència també és una mica la història d’aquelles coses que no sols s’han descobert, o s’han pensat, o trobat. També s’han sabut expressar i comunicar al llarg dels anys. Des de molt abans de Frankenstein.

La comunicació és la tercera dimensió de la ciència, o hauria de ser-ho. Entendre com viatja la informació ens ajuda a entendre com es forma el coneixement, com evoluciona, com varia, com es perd o com perdura.

Li estic donant moltes voltes a tot això arrel de vàries coses, ja fa un temps. Tenc la sensació que l’abisme entre el coneixement generat i el coneixement efectiu, conegut, generalitzat és sempre massa gran, massa profund, massa fosc.

Com fer més practicable aquest abisme? O en paraules de l’Alfons Zarzoso, com fem per dotar la societat d’una major sensibilitat vers, podríem dir, la cultura en general i científica en concret?

Potser és una pregunta massa òbvia, típica, melosa. Tots els que, d’alguna manera treballam o participam  en el món de la cultura -científica-, passada o present, tenim part de responsabilitat en aquesta sensibilització. Quin paper assumim, com a individus, en la creació i difusió?

Vull pensar que, en una realitat que ens porta a estar cada vegada més dispersos, tot ajuda: des de la literatura fins als museus, inclòs aquest bloc i tota la infinitat d’iniciatives que us venguin al cap.

També s’hi val comentar-li a un amic que Frankenstein no era el monstre. O potser sí.

Hablamos con Natasha Ruiz-Gómez…

Reproducimos aquí una conversación informal (entrevista realizada por Alfons Zarzoso en el mes de enero de 2018, en la red) que hemos mantenido con Natasha Ruiz-Gómez a propósito de la conferencia “Curating Pathology at the Musée Charcot” que impartió el pasado miércoles 24 de enero en el Institut d’Estudis Catalans (Sala Nicolau d’Olwer, calle del Carme, 47, Barcelona). La charla, gratuita y abierta a todas las audiencias, ha formado parte del ciclo Objectes perduts: explicar i exposar ciència a museus i altres llocs públics dentro de los coloquios que anualmente organiza la Societat Catalana d’Història de la Ciència i de la Tècnica (http://schct.iec.cat/). La entrevista ha sido publicada también en el blog de la SCHCT: Entrevista: Hablamos con Natasha Ruiz-Gomez

museģe charcot

Musée Charcot. Paris, ca. 1894

 

Hablamos con Natasha Ruiz-Gómez, que trabaja como “senior lecturer” en Historia del Arte en la University of Essex. Especialista en arte francés del siglo XIX y principios del siglo XX e interesada en la intersección del arte y la medicina. Ha publicado en Art History, Medical Humanities, Thresholds y en varias antologías, así como en catálogos de exposiciones, como el que recién tuvo lugar en el Statens Museum for Kunst, Copenhagen.  Está gestionando ahora la publicación de un libro donde examina los ‘scientific artworks’ del Dr Jean-Martin Charcot y la Escuela de la Salpêtrière. Natasha ha obtenido diversas becas internacionales, que incluyen un “Research Fellowship” del Leverhulme Trust, un “five-year Research Councils UK Fellowship” y un “Kress Curatorial Fellowship” en el Brooklyn Museum.  También le fue concedida una “Medical Humanities Small Grant” del Wellcome Trust para co-organizar el simposio ‘Collect, Exchange, Display: Artistic Practice and the Medical Museum’ at the Hunterian Museum, London, en 2014.

 

Natasha Ruiz-Gómez se halla en la fase final de la publicación de su investigación sobre los “objetos de ciencia artísticos” producidos en y por la escuela y hospital de la Salpêtrière en el Paris del último tercio del siglo XIX. Aquellos objetos formaron lo que se conoce como “Musée Charcot”, fundamentaron la enunciación clínica de las enfermedades nerviosas y fueron ejecutados por médicos de gran reputación, como el mismo Jean-Martin Charcot o el gran Paul Richer. El arte y la medicina se cruzan de manera clara en este objeto de estudio. Un hecho tan relevante como significativo nos parece la aproximación que hace Natasha Ruiz-Gómez, como historiadora del arte interesada por la intersección del arte y de la medicina, en un contexto de formulación de la ciencia médico donde las formas de expresión y de comunicación permitían el uso de este recurso.  La bibliografía que adjuntamos al final nos ha permitido descubrir algunas de las líneas de esta investigación, así como su aproximación a estos objetos de estudio. Conversamos con ella…

 

Necesitamos situar a Charcot y su forma de entender la construcción del conocimiento médico en el París de la segunda mitad del siglo XIX. ¿Por qué Charcot construye un museo de anatomía patológica? ¿En qué medida ese museo estaba en relación con otros lugares de trabajo hospitalario? Además de las salas clínicas, donde Charcot y su escuela disponían de un auténtico arsenal, un museo de patología viva, nos interesa saber cómo se fundamentó y comunicó el conocimiento creado a partir de la intersección con otros espacios, como el estudio fotográfico o la sala de electroterapia.

As you know, Charcot was famous during his life for giving primacy to the visual.  One of his students, in fact, hypothesized that Charcot studied nervous diseases specifically because their symptomatology was visible.  It makes sense, then, that he would ask the Assistance Publique in Paris to fund a photography studio, a casting studio, and a museum at the hospital, as these were all means to disseminate the visual records of the nervous diseases he and his students studied at the Salpêtrière.  During his celebrated lectures—both in the hospital and abroad—he made use of the materials created in the various studios of the hospital.  The photographs, casts and ‘specimens’ from the museum also helped to establish his reputation around the world, such as when he travelled with some of them to the International Medical Congress in London in 1881.  They complemented the ‘living pathological museum’ of the hospital.  And that ‘living’ hospital also acted in those new spaces: the hysterics were photographed, the ataxics were cast, etc.  There is even an eye-witness account of the ‘Queen of the Hysterics’, Blanche Wittmann, wandering hypnotized around the Musée Charcot, becoming a specimen herself in the process.

 

Nos puedes comentar algo sobre qué tipo de objetos contenía el Musée Charcot, de donde procedían, cómo se ejecutaban. A través del estudio de la obra de Paul Richer, médico y artista en la Salpêtrière, en tu investigación destacas la creación de un nuevo espécimen médico que fue conceptualizado como “scientific artwork”. ¿Cómo puedes definir esta idea o describir este objeto? ¿Por qué aquellos médicos recurrieron a una forma artística de expresión de conocimiento que no se basaba en el registro mecánico? ¿De qué manera esta fabricación de objetividad pone límites a la idea hegemónica de la objetividad científica en aquel período?

The Musée Charcot exhibited bones, casts, drawings, photographs, equipment, sculptures and, as I’ve already mentioned, even patients.  Paul Richer, one of Charcot’s most important protégés and the resident artist at the Salpêtrière, created a series of pathological sculptures for the museum; they include a woman with Parkinson’s and a young man with myopathy, among others.  A colleague at the Salpêtrière, Henry Meige, called one of these sculptures a ‘scientific artwork’.  To me, this term encapsulates the artistic project of Charcot and the Salpêtrière School (and it is why it is the title of my book).  To the doctors at the Salpêtrière, the term ‘scientific artwork’ was not an oxymoron: instead, it indicates the deliberate conflation of the objective (scientific) and subjective (artistic) binary in Richer’s sculptures specifically and in the myriad images and objects illustrating nervous pathology that emerged from the Salpêtrière at the end of the nineteenth century.  This is what I find fascinating about Charcot and the Salpêtrière School: they claimed to be perfectly objective, but then they consciously utilized artistic practices and the history of art in order to craft medical imagery and objects.  Of course, this runs counter to Daston and Galison’s argument in Objectivity (Zone Books, 2007) that the dominant paradigm at the end of the nineteenth century was ‘mechanical objectivity’, epitomized by the camera.  Charcot and his students do not fit neatly into any of the ‘epistemic virtues’ that Daston and Galison attempt to define.

 

Nos interesa el proceso de creación de aquella cultura visual material en la Salpêtrière desde la perspectiva del sujeto enfermo. ¿Tuvo algún papel el paciente en aquel proceso? ¿Se convirtió el paciente en un simple caso clínico? ¿En la medida en qué se construyó un ejemplo patológico, el paciente representado perdió su identidad?

Charcot was generally interested only in hearing patients recount their symptoms. It is well known that he often discounted what they were saying and, when giving a lecture using patients as examples, he could sometimes speak brutally about their symptoms or their fate.     

One of the things that I’ve tried to do in my book is to return to the patients their name and their voices, as much as possible.  Most of the patients at the Salpêtrière were working class women—individuals who already did not have much of a voice.  It is significant that the titles of Richer’s pathological sculptures give only the illness and not the patient.  Yet, at least in one case, the name of the patient is ‘written’ on their chest, incised by Richer into the wet clay or plaster.  These sculptures are meant to represent a ‘type’ but, at the same time, they are clearly portraits of specific individuals.  The tension between these two concepts—‘type’ and ‘individual’—is inherent in the work.  However, I think that using art historical terminology—in this case, the term ‘portrait’—is useful in providing a new way of thinking about this kind of medical specimen, which seems unique to the Salpêtrière.

Nouv. Iconogr. de la Salpêtrière. Phototype Nég. A. Londe. Esculturas de Paul Richer: Busto de mujer que padece una parálisis labioglosofaríngea y Actitud y Facies en la enfermedad de Parkinson.
 

 

La investigación sobre Charcot y Richer muestra que la Salpêtrière se convirtió en un lugar de fabricación de evidencias científicas relacionadas con la naciente neurología. Nos hallamos ante una cultura material formada por representaciones visuales en todo tipo de soportes –modelos anatómicos, bustos, fotografía, ilustraciones, dibujos, grabados, pinturas- que fueron comunicados a través del museo, de salones y congresos y, de manera especial, del mundo editorial. Incluso se plantearon la producción seriada de una colección de yesos neurológicos. ¿Se puede hablar en términos empresariales de un negocio fundamentado en aquella nueva ciencia?

This is an interesting question.  I think that perhaps there was an attempt at disseminating some of these objects on a larger scale.  As you mention, Richer’s ‘scientific artworks’ are a case in point.  In 1895 they were marketed, presumably to other medical museums, under the title ‘Plaster Collection of the New Iconography of the Salpêtrière’, without much success.  Of course, by then there were new medical technologies that introduced other ways of seeing—I’m thinking here of x-rays, for example.  A collection of sculptures might have seemed very old-fashioned.

 

¿Qué sabemos sobre los públicos del Musée Charcot? Las representaciones pictóricas de la Salpêtrière suelen mostrar un ambiente docente o de sesión clínica. Nos preguntamos sobre el régimen de exhibición de aquellos objetos: ¿en qué condiciones se exhibían aquellos objetos? ¿Cómo se miraban estas piezas?

I have not found many mentions of the Musée Charcot in the press, so it is hard to speak of its public(s).  One can presume that some of the attendees of Charcot’s lectures must have seen it.  We do know that it was visited by people as diverse as a Belgian psychologist and a writer—a man of science and a man of letters, which already says something about the diverse publics who had access to it.  The latter, Maurice Guillemot, wrote a very evocative description of the museum, in which he compares it to Dante’s Inferno and ‘the macabre work of Poe’.

 

Sabemos que Richer, autor de algunas de aquellas piezas, un científico sin formación artística reglada ganó el puesto de profesor de anatomía en la Escuela de Bellas Artes de París y llegó a ser el primer médico elegido miembro de la Academia de Bellas Artes. ¿Qué impacto tuvo Richer en los salones artísticos de su época? ¿Cuál ha sido la consideración de su obra escultórica desde la historia del arte? Por otra parte, si pensamos en los espectáculos populares del París fin-de-siècle, nos preguntamos si se puede establecer una relación entre los bustos parlantes del Musée Charcot –expresión de una enfermedad- y las cabezas parlantes de las barracas de feria?

Richer started exhibiting at the Paris Salon while still at the Salpêtrière.  While one of his early artworks was vaguely scientific, the others could be characterized as Realist or Naturalist.  They depict labourers, such as a Harvester, a Reaper, a Sower, etc.   His work is in the style of Jules Dalou, who was an important figure at that time but is mostly forgotten today.  Richer’s Salon sculpture is not usually included in the art historical canon—and I don’t think it should be!  If we consider that Rodin was already working on the Gates of Hell at that time, then it becomes clear that Richer’s sculpture is quite retrograde both in style and subject matter.  It is nonetheless impressive, especially for a self-taught sculptor.

It is hard to make a comparison between the contents of the Musée Charcot and popular exhibitions from the time.  The hospital setting gave the museum a legitimacy that itinerant shows lacked.  However, one of these travelling shows—the collection of Dr Spitzner—used Charcot’s image for its own purposes.  A poster for the Spitzner collection included a reproduction of the famous Salon painting by André Brouillet, Une Leçon clinique à la Salpêtrière (1887), which shows Charcot discoursing to le tout  Paris as a hypnotized hysteric swoons to his side.  This painting may also have been reproduced on one of its facades.  Moreover, Sptizner commissioned a life-size wax rendering of the group of Charcot and the hysteric from the Brouillet painting, which would have greeted the visitor to his collection.  I’m sure Charcot never imagined that he himself would be turned into an image!

1200px-Une_leçon_clinique_à_la_Salpêtrière

Une leçon clinique à la Salpêtrière, Pierre Aristide André Brouillet, 1887, 290cm x 430cm, Université Paris Descartes, Musée d’Histoire de la Médecine

Spitzner2

 

Further reading:

Natasha Ruiz-Gómez, A Hysterical Reading of Rodin’s “Gates of Hell”, Art History, 36.5 (2013): 994-1017 doi: http://dx.doi.org/10.1111/1467-8365.12047

Natasha Ruiz-Gómez, The “Scientific Artworks” of Doctor Paul Richer, Medical Humanities, 39:1 (2013), 4-10 http://doi: 10.1136/medhum-2012-010279.

Natasha Ruiz-Gómez, Shaking the tyranny of the cadaver: Doctor Paul Richer and the “Living Écorché”, in K. Wils, R. de Bont, S. Au (eds), Bodies Beyond Borders. Moving Anatomies, 1750-1950, Leuven UP, pp. 231-257.

 

Resumen de la conferencia: Curating Pathology at the Musée Charcot

The Hôpital de la Salpêtrière was at the center of the hysteria ‘epidemic’ in late-nineteenth-century Paris, but its museum of pathological anatomy, the so-called Musée Charcot, exhibited photographs, drawings, skeletons, anatomical specimens, casts and sculptures of ‘artistic pathology’ that depicted other, more disquieting illnesses.  Founded by artist-manqué Dr Jean-Martin Charcot (1825-1893), head of the hospital’s medical service for over thirty years and one of the founders of modern neurology, the museum was populated by works created by the many doctors whose artistic sensibilities were nurtured by Charcot.

The Musée Charcot offered a partial and idiosyncratic vision of nervous disease.  The only known photograph of this museum, which is no longer extant, shows a curious group of objects and images, which coalesce under the umbrella of medical evidence.  If illumination was the presumed goal of the anatomical museum since the Enlightenment, the exhibits here more often resulted in the obfuscation of pathology.  In addition to shedding light on this space of curated morbid anatomy, this talk focuses on the mostly unknown and unpublished albums from the Musée Charcot’s collection that replicate the museum’s methodology in miniature.  In these ‘lost objects’, accomplished drawings and enigmatic photographs compete with more ‘objective’ graphs and diagrams to represent the pathologies seen at the Salpêtrière.  Like the anatomical specimens, sculptures, wax casts, medical equipment and reproductions of artworks in the museum—or the objects in an early modern Wunderkammer—the contents of the albums cohere only when seen as the collection of a single individual: the Musée Charcot’s formidable founder.