‘A ciência em lugar inesperado’ por Luana Giurgevich no Público

A ciência em lugar inesperado

Portugal contava com mais de 500 instituições religiosas nos séculos XVIII e XIX e cada uma representava um verdadeiro mundo de livros. Nunca faltaram os melhores autores, as edições mais recentes e as obras de conteúdos científicos complexos.

LUANA GIURGEVICH. Historiadora de ciência

Screenshot 2018-08-15 12.13.41

Série de ensaios Medea Chart no Público, até Setembro:
http://ciuhct.org/divulgacao/noticias/inicio-da-serie-de-artigos-medea-chart-no-publico

Aquí y ahora: las extinciones históricas en el siglo XIX

Equilibrium

En el marco del seminario Equilibrium: Estudios sobre ciencia, tecnología y conocimiento el Departamento de Humanidades invita a la conferencia Aquí y ahora: las extinciones históricas en el siglo XIX impartida por la Dra. Irina Podgorny, Museo de la Plata – CONICET (Argentina). Jueves 19 de julio, 16:30 horas, Casa Galván. Zacatecas 94, colonia Roma Norte, Ciudad de México.

Carteles

Ver la entrada original

Museo Historico de la Policia Nacional ~ Nicole Juliana Mikly Bernal

De nuevo, los alumnos del Instituto Raimundo Russi de Historia Aplicada a la Ciencia, la Técnica y la Medicina nos ofrecen una mirada sobre un espacio singular, con colecciones y discursos que remiten al mundo del control y de la disciplina social: el Museo Histórico de la Policía Nacional, en Bogotá, Colombia.

IRRHACTM

EL MUSEO HISTÓRICO DE LA POLICÍA NACIONAL
Bogotá, Colombia

Nicole Juliana Mikly Bernal
nicole.mikly@urosario.edu.co

El Museo Histórico de la Policía Nacional fue fundado por la Policía Nacional de Colombia en los años 80 a partir de colecciones reunidas desde finales de los años 50 (específicamente en enero de 1900). Desde 1984 ha ocupado el edificio diseñado para alojar la Dirección General de la Policía Nacional de Colombia, a mediados de los años 20, en pleno centro de Bogotá, a escasos metros de la plaza de Bolívar en la que se sitúan los principales poderes de la ciudad (Catedral, Capitolio, Palacio de Justicia, Consistorio municipal). Enfrente del Museo de la Policía y en todo el cuadrante en el que se ubica, en la actualidad abundan las tiendas de ropa y accesorios militares y de defensa personal.

Imagen 1: La imagen muestra la fachada del museo. Imagen tomada por Nicole Mikly

Colección

Ver la entrada original 9.278 palabras más

Le Corbusier i les Ciutats invivibles | Debat i presentació del Llibre Le Corbusier. Una fría visión del mundo

Una oportunidad para los que estamos en Barcelona de revisar la figura de Le Corbusier, mucho más que un arquitecto, a la luz de tres expertos con miradas críticas, fundamentales, con investigación rigurosa, trabajando en común desde perspectivas disciplinares diversas…

Intensificant vides nervioses

El proper Dimecres 16 de maig presentem el magnífic llibre de Marc Perelman, Le Corbusier. Una fría visión del mundo. Us hi esperem!


Ver la entrada original

Arte y Ciencia III workshop Proyecto GABMUSANA

Arte y Ciencia

III Workshop Proyecto GABMUSANA

Letamendi quadre ull

El próximo jueves 31 de mayo de 2018, a partir de las 9.00 horas, en el aula seminario de la IMF-CSIC (carrer Egipcíaques, 15. 08001 Barcelona) tendrá lugar el Tercer Workshop del Proyecto de Investigación :

Del gabinete de maravillas al museo anatómico popular: regímenes de exhibición y cultura material de la medicina

HAR2015-64313-P (GABMUSANA, según el argot técnico ministerial)

En esta ocasión, la sesión se dedicará íntegramente a la discusión de materiales sobre una de las líneas de trabajo del proyecto de investigación, aquella que pone en relación la historia de la ciencia y la historia del arte. Forma parte del análisis de los objetos de estudio, contemplados en los talleres de trabajo anteriores, sobre las colecciones de lo humano en diferentes ámbitos de exhibición entre los siglos XVII y XX. Nos interesa aquí fijar la mirada en algunos de aquellos “objetos de ciencia artísticos” creados en el mundo urbano español de los siglos XVIII a XX. Esto es, artefactos pensados o ejecutados con el fin de explicar o comunicar ciencia, entendidos como parte de la enunciación (logos) y comprehensión sensorial (visualización, manipulación) de la actividad científica. Vamos a someter a escrutinio la contingencia de aquellos objetos, a tratar de ubicarlos en un contexto histórico, a aproximarnos al proceso de construcción de la comunicación, de la objetividad, de la verdad científicas.

El taller contará con presentaciones realizadas por parte del equipo de investigación de GABMUSANA:

  • Haydée García-Bravo (CEIICH-UNAM, México)
  • Maribel Morente Parra (UCM, Madrid)
  • Mauricio Sánchez Menchero (CEIICH-UNAM, México)
  • Chloe Sharpe (University of York)
  • Begonya Torres Gallardo (UB, Barcelona)
  • Aina Trias Verbeeck (Independiente, Sóller)
  • Alfons Zarzoso (MHMC, Terrassa)
  • Emma Sallent Del Colombo (UB, Barcelona)
  • José Pardo-Tomás (CSIC, Barcelona)

Y también con las presentaciones de otras colegas:

  • Paula Arantzazu Ruiz (Investigadora independiente, Barcelona-Madrid)
  • Laia Foix (Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya, Barcelona)
  • Maria Pagès (GREDITS, BAU, Centre Universitari de Disseny de Barcelona)
  • José A. Ortiz (Investigador independent, Barcelona)

Por otra parte, el taller se beneficiará de los comentarios expertos de:

  • Cristina Rodríguez Samaniego (Departament d’Història de l’Art, UB, Barcelona)
  • Tomas Macsotay (Departament d’Humanitats, UPF, Barcelona)

 

 

La jornada se desarrollará según el siguiente horario de trabajo:

– Sesión matinal  de 9h a 13:30h (descanso entre 11-11:30)

– Sesión tarde 15:30 a 17:30h

 

Toda persona interesada en asistir y participar en las discusiones, puede dirigirse a: Maribel Morente (mmoren15@ucm.es) o a Alfons Zarzoso (azarzoso@museudelamedicina.cat) para obtener los materiales (una semana antes), cuyo sumario se ofrece a continuación:

 

  1. Emma Sallent Del Colombo & José Pardo-Tomás. Reconstruir la iconografía perdida de un viaje científico: Philippe Simonneau y su “Viaje de España y Portugal” con Joan Salvador y los hermanos Jussieu, 1716-1717
  2. Aina Trias. Las representaciones del mar a partir de los gabinetes de curiosidades
  3. Maribel Morente. Ceras anatómicas del gabinete al museo en el Madrid del siglo XIX
  4. Begonya Torres. Anatomías pintadas: óleos viajeros, mostrados y exhibidos entre España y Francia a finales del siglo XIX
  5. José A. Ortiz, Las imágenes de la enfermedad. Los brotes epidémicos en la prensa española del siglo XIX: el caso del cólera de 1885
  6. Chloe Sharpe. Un siglo de escultores anatómicos universitarios en España, 1840s-1940s
  7. Haydée García. Arte, ciencia y política. Fotografías de indígenas mexicanos a fines del siglo XIX en España
  8. Paula Arantzazu Ruiz. Del manicomio a la clínica oftamológica: películas médicas en la España de 1910s
  9. Mauricio Sánchez. El cine de Luis Buñuel y la disección cinematográfica
  10. Alfons Zarzoso. Dibujar la cirugía: Ilustradores médicos en Barcelona a mediados del s. XX
  11. Laia Foix. El fotógrafo Emili Godes, la fotografía científica y los archivos fotográficos
  12. Maria Pagès. Dibujos animados y comunicación científica en Cataluña (1940s-1960)

Frankenstein no era el monstre

El dijous passat, dins el cicle de col·loquis de la SCHCT  dedicats al bicentenari de Frankenstein  -FRANKENSTEIN 2018: DOSCIENTOS AÑOS EN LA HISTORIA DE LA CIENCIA-, va venir Andrew Smith de la University of Sheffield (UK) a parlar de la ciència a Frankenstein, descobriments i controvèrsies (“The Science of Frankenstein: discoveries and controversies”).

Tot i que el tàndem ciència i literatura me sembla fascinant, no volia avui contar-vos tant sobre el que va dir, més aviat descontextualitzar un detall.

L’Andrew Smith ens va llegir un fragment del prefaci de la mateixa Shelley on l’autora es demanava si algun dia es descobriria el principi de la vida, i si es comunicaria.

El dia següent vaig veure l’entrevista a l’Alfons Zarzoso, president de la SCHCT i co-autor d’aquest projecte, i el sento dir “fer recerca i difondre aquesta recerca en diferents tipus de formats”.

Em va sorprendre –gratament- trobar aquesta reflexió dos dies seguits, en dos contexts diferents.

La història de la ciència també és una mica la història d’aquelles coses que no sols s’han descobert, o s’han pensat, o trobat. També s’han sabut expressar i comunicar al llarg dels anys. Des de molt abans de Frankenstein.

La comunicació és la tercera dimensió de la ciència, o hauria de ser-ho. Entendre com viatja la informació ens ajuda a entendre com es forma el coneixement, com evoluciona, com varia, com es perd o com perdura.

Li estic donant moltes voltes a tot això arrel de vàries coses, ja fa un temps. Tenc la sensació que l’abisme entre el coneixement generat i el coneixement efectiu, conegut, generalitzat és sempre massa gran, massa profund, massa fosc.

Com fer més practicable aquest abisme? O en paraules de l’Alfons Zarzoso, com fem per dotar la societat d’una major sensibilitat vers, podríem dir, la cultura en general i científica en concret?

Potser és una pregunta massa òbvia, típica, melosa. Tots els que, d’alguna manera treballam o participam  en el món de la cultura -científica-, passada o present, tenim part de responsabilitat en aquesta sensibilització. Quin paper assumim, com a individus, en la creació i difusió?

Vull pensar que, en una realitat que ens porta a estar cada vegada més dispersos, tot ajuda: des de la literatura fins als museus, inclòs aquest bloc i tota la infinitat d’iniciatives que us venguin al cap.

També s’hi val comentar-li a un amic que Frankenstein no era el monstre. O potser sí.

Más sobre colecciones en Museos de Historia Natural

Una roca, una piedra o un fragmento de cuarzo de una colección, en función de que pertenezca a un museo de historia natural o a otro, podrían ser considerados, o no, el mismo objeto dependiendo de los estándares de cada institución. La diferencia en los estilos de gestión de colecciones normalmente está provocada por la…

a través de Gestión de Colecciones en Museos de Historia Natural —

De nuevo, la gente de EVEmuseografía e innovación sobre un tema que nos interesa: la gestión de las colecciones en museos de Historia Natural.

Un tema que, en estos momentos, es crucial para Barcelona y sus colecciones de historia natural que se guardan, se estudian y se enriquecen gracias a los científicos que trabajan en el Museu de Ciències Naturals de Barcelona. Un patrimonio científico construido a lo largo de 140 años, en buena parte gracias al esfuerzo y las aportaciones de las y los barceloneses.

El momento de Barcelona.

En efecto, las colecciones científicas del museo se encuentran ante un momento crucial. Hay que tomar ya la decisión que las personas que más saben y más han pensado en esta cuestión hace tiempo que sugirieron: dotar de más y mejor espacio a las colecciones y a los que se ocupan de ellas en el espacio que se acaba de abrir con la demolición del edificio de los juzgados, un espacio conectable fácilmente con los depósitos y las instalaciones que en estos momentos albergan las colecciones, en el semi-sótano construido hace unos años, bajo el llamado Castell dels Tres Dragons, en el ángulo del Parc de la Ciutadella donde siempre estuvieron y donde deben seguir, ganando nuevos espacios en el futuro edificio contiguo.

Pese a que los ruidos continuos que emite un sistema político a la deriva apenas dejan espacio audible para los problemas reales, se puede hacer mucho en estos momentos para contribuir a cambiar un modelo de explotación que ha conducido a la situación actual y que muestra día a día la fuerza con la que se resiste a ser modificado. Un modelo que planeó en su momento una serie de despropósitos que, de haberse llevado a cabo, hubieran supuesto la renuncia a algo que Barcelona –y el Parc de la Ciutadella en concreto– no se pueden permitir dejar de lado o ahogar en despropósitos neoliberaloides: su historia científica, que debe resultar enriquecedora para una apuesta por la capacidad de transformación social del conocimiento científico.

 

La piel del agua: percepciones de ciencia en el cine -Cold Skin y The Shape of Water-

Hace apenas una semana entregué un borrador que versaba sobre lo humano en el mar. No vamos a hablar de él ahora, todo a su debido tiempo.

Pero, evidentemente, en él mencionaba The Shape of Water, la última obra de Guillermo del Toro, que esta madrugada -hora mediterránea occidental- ha ganado un óscar a la mejor película, junto a otros tres.

Todo ello me hace sonreir, aunque sea lunes por la mañana y llueva.

No quiero comentar aquí la película, ni entrar en valoraciones cinematográficas convencionales.

Voy a irme por las ramas, o las olas. Solo apuntar algunos detalles que me llamaron la atención, en la periferia del argumento principal.

Junto a The Shape of Water, en mi texto, menciono Cold Skin, La Piel Fría o La pell freda, que es el título bajo el que leí por primera vez este libro de Albert Sánchez Piñol que me fascinó mucho más allá de lo que entonces pudiera imaginar. Hay historias que te marcan, sin saber muy bien por qué.

Vi Cold Skin hace solo unos días, no pude verla en el cine porque permaneció un suspiro en cartelera. Una lástima. Todo el mundo me ha hecho malas críticas. Y no sé, cambiaría cosas, pero creo que transmite la esencia. A veces pienso que la que no tiene criterio soy yo. La verdad es que ahora quiero volver a leer el libro. Después de tanto humano-pez en mi vida, tengo la necesidad de volver a las raíces de todo ello, y tengo la sensación de que esa historia tiene algo que ver.

Pero en fin, pensando en ambos largometrajes, el constatar que -almenos uno- no ha dejado indiferente a público y academia -de cine- y, recordando el post de Xavier sobre Alien, me ha llevado a divagar un poco sobre la ciencia que se percibe en ambas películas, independientemente de otras muchas lecturas en las que no voy a entrar.

Me gusta como, a su manera, cada una ambienta el contexto ideológico y anímico en el que se encuentra la ciencia y como lo viven sus protagonistas. Nos dan pinceladas de cómo afrontan la existencia de esas criaturas imposibles en función de la época, del imaginario teórico colectivo que choca contra la evidencia que experimentan.

Por un lado, The Shape of Water transcurre en plena Guerra Fría. Se enfrentan las vertientes más contrapuestas de la ciencia: la utilitaria llevada a un extremo casi cómico -pero por desgracia existente-, carente de curiosidad o afán de conocimiento. Solo una obsesión: que los rusos no se enteren.

Por suerte no todos los personajes son así, hay lugar para otro tipo de ciencia, sino no habría película. Pero no desvelaremos nada. Simplemente muestra a la perfección esa dicotomía.

Otro momento genial -que probablemente haya pasado desapercibido a la mayoría, pero que yo, con mi neurona monopolizada, disfruté mucho-, cuando Giles le cuenta a Eliza que ‘una vez vio una sirena, en una carpa, que resultó ser un mono cosido a la cola de un pez. Pero a él le pareció rea’  -¿y no es eso lo que importa a la experiencia humana?-.

shapeofwater2shapeofwater3shapeofwater4

Giles, en esos segundos de metraje, resume la historia de varias décadas, incluso siglos, de controversia. La existencia de sirenas, de humanos acuáticos, que persisten de hecho hasta nuestros días -en películas como estas-. Se refiere concretamente al caso de los pez-mono o Feejee Mermaids, muy famosas en el siglo XIX (y puede que principios del XX), que formaron parte de espectáculos y exhibiciones como las de P.T. Barnum.

Nos deja entrever la historia de las colecciones y como se mostraban, la atracción por lo exótico y su impacto. Y del encanto y desencanto de todo ello.

Cambiando de cinta, pero siguiendo con la atracción por descubrir nuevas formas de vida, entenderlas. La Piel Fría se sitúa a comienzos de la Primera Guerra Mundial, aunque esto en esa isla perdida en los límites de lo antártico casi no importa.

Además de todo lo que debería relatar de ser esta una revisión a la usanza -la soledad, el miedo, la transformación, los perfiles psicológicos, lo agreste del lugar y del alma humana- me quedo con un momento en el que, a pesar de todo lo que ya intuímos que está al caer, vemos como antes de enfrentarse a esa cruda realidad, hubo un espacio para la curiosidad, las anotaciones, el observar y conocer lo vivo de ese lugar remoto, la información en los cuadernos de campo…

pellfreda1

Captura de pantalla 2018-03-05 a les 13.19.00

 

lapellfreda2

Y cuestionar(se) lo establecido para dar explicación a la observación propia:

lapellfreda4

Ambas películas siguen alimentando lo fantástico. Se enmarcan en momentos clave en los que la ciencia se percibía de formas distintas. Una mantiene reminiscencias de la curiosidad exploradora, también colonizadora, a partir de unas ideas determinadas pero aún no del todo establecidas. La otra, nos muestra una ciencia más devastada, desencantada. Pero ambas visiones deberán reformularse asaltadas por nuevas realidades. Y, al final, de eso trata el conocimiento científico ¿no?

“Intelligence is the ability to adapt to change”

Stephen Hawking