Distopía magallánica

El viernes pasado fuimos a ver Magallanes.0

Una obra de Jeroni Obrador, representada por Rodo Gener que, como podéis imaginar, versaba sobre este personaje que sonará a la mayoría, almenos por el estrecho que lleva su nombre y une tortuosamente el Atlántico con el Pacífico, el mayor paso natural entre ambos:

Navegar el Estrecho de Magallanes, por Vicenç Muñoz Fiol (2022)

El viaje tuvo lugar en Can Xoroi, organizado por el Ajuntament de Fornalutx, Mallorca.

Justo andaba yo estos días (re)leyendo sobre los amplios debates historiográficos que suscitan, entre otras, la dicotomía local vs. global.

Me pareció un guiño acertado que aterrizara esta distopía magallánica en el patio del museo de este pueblo de la Serra de Tramuntana que cuenta con menos de mil habitantes, aunque sus visitantes sean muchos más, demasiados, quizás. ¿Qué opinaría Magallanes?

Magallanes.0 nos invita a adentrarnos en la mente de Fernando quién sobrevive en un paraje árido, con la única compañía de unas piedras, hasta que aparece un extraño personaje que le sacará de algunas dudas -descubrirá, por fin, dónde ha estado estos cinco siglos- y sumergirá en otras muchas.

Magallanes (Rodo Gener) y su nuevo compañero, William…

En el limbo que ha habitado durante 500 años, nos enfrenta con sus reflexiones humanas, políticas, científicas, culturales.

En poco más de una hora consigue transmitirnos sus trifulcas con la tripulación, las relaciones personales, los nuevos parajes, especies y paisajes que se amontonaban ante sus ojos, los inconvenientes de la navegación, el equilibrio diplomático con las coronas, las teorías sobre la esfericidad del planeta.

Magallanes (Rodo Gener) conversando con las piedras.

La pieza lleva tres años en los escenarios, con producciones también en América Latina, enmarcada en la conmemoración V centenario de la primera vuelta al mundo de la Expedición Magallanes – Elcano (1519-1522).

Tres años de conmemoración, dificultados por las cuestiones pandémicas, pero repletos de proyectos, actos, ideas…

Podéis encontrar muchos de ellos en el sitio web creado para la ocasión: V centenario de la 1ª vuelta al mundo.

De forma parcial y subjetiva diré que las crónicas sobre la exposición que se hizo en la Biblioteca Nacional, comisariada por Juan Pimentel me gustan especialmente, quizás porque me la perdí, y leer sobre ella me consuela. Por ejemplo esta.

Y un montón de libros, claro.

Me esfuerzo por destacar solamente dos de ellos: la novela gráfica ‘La ballena tatuada‘ de Darío Adanti (Ediciones Astiberri, 2021) y Magallanes & Co. de Isabel Soler (Acantilado, 2022). Bueno, también la edición de Capitán Swing de 2109 del Magallanes de Stefan Zweig (1937).

O infinidad de recursos audiovisuales, conferencias, muestras, actos.

Estad atentos, que queda poco: en tres semanas, el 6 de septiembre de 2022, se cumplen 500 años de la llegada a Sanlúcar de Barrameda de la Victoria, con 18 tripulantes/supervivientes a bordo. Todo lo que quedaba de la gran expedición que completó la primera circunvalación terrestre.

Celebrar la efeméride en formato teatral resultó fascinante.

Isabel Nicholas-Delmer-Lambert-Rawsthorne

Corría el año 1935 cuando la joven pintora londinense Isabel Nicholas, de 22 años conoció al escultor suizo Alberto Giacometti, que entonces tenía 34 años. El encuentro tuvo lugar en París, concretamente en la terraza de un café de Montparnasse: Le Dôme Café. (¿dónde si no?). Ya desde su primera exposición del año anterior, ella trabajaba a partir de la figura del cuerpo humano, pero, sobre todo, a partir de la anatomía de diversos animales, que desde su adolescencia había aprendido a dibujar y pintar visitando el zoo de Londres. Giacometti, por su parte, comenzó a trabajar en una escultura que, inspirada en ella, acabaría siendo su conocida Femme qui marche.

Béla Bernard, Terrace Le Dôme Cafe, 1936. En la mesa, Isabel Nicholas, Meret Oppenheim y Alberto Giacometti [foto del autor en la exposición en la Tate Gallery]

A medida que se acercaba la Segunda Guerra Mundial, Isabel Nicholas –que pasó a llamarse Isabel Delmer al casarse con el corresponsal del Daily Express, Sefton Delmer– participó en tareas de espionaje y de recopilación de información, tanto en la Guerra Civil española, como en la Alemania nazi que se preparaba para la invasión de su pretendido espacio vital. Isabel huyó de París cuando Hitler invadió Francia y pasó el resto de la guerra en Inglaterra, trabajando en los servicios de inteligencia. En 1947, pasó a ser legalmente Isabel Lambert, al casarse en segundas nupcias con el compositor Conrad Lambert. Cuando él falleció en 1951, Isabel se casó con el también compositor Alan Rawsthorne. Por eso en buena parte de los textos que se ocupan de su obra figura bajo el nombre de Rawsthome, pero también como Lambert, Nichols o Delmer.

Estos cambios de apellido, a los que obligaba (y aun obliga en muchos países) una absurda costumbre elevada a ley, son uno de los factores que han llevado a la invisibilidad de la artista, a la que solo desde hace muy pocos años se le está prestando algo de la atención que merece su obra. De hecho, hasta el año pasado, no existía una biografía completa, documentada y juiciosa acerca de ella; me refiero a Out of the Cage: The Art of Isabel Rawsthorne, de la historiadora y crítica de arte Carol Jacobi. Otro de esos factores –y en el caso de Isabel Nicholas un factor decisivo– viene de la mano de la primacía que la crítica y la historia del arte han concedido siempre a los artistas hombres que se relacionaron estrechamente con ella: Jacob Epstein, Alberto Giacometti, Francis Bacon… La lista es larga y el hecho de que para muchos de ellos posara como modelo redujo su presencia en los manuales, los catálogos de las exposiciones y las enciclopedias de historia del arte al simplista papel de «modelo de…», «amante de…» o «musa de…».

Isabel fue, además de todo eso, una gran artista y escenógrafa. Pero también fue una naturalista a lo largo de toda su vida, en tanto que estudiosa de las formas vivas de la naturaleza y partícipe de las ideas del pensamiento ecologista que se desarrolla durante la segunda mitad del pasado siglo. Una parte importante de su obra se movió en torno a la idea de depurar la traza de la representación pictórica de los cuerpos de los animales, en estado de reposo o en movimiento. Ya he señalado que desde sus inicios le gustaba visitar los zoos. Algunos de los animales enjaulados en Regent’s Park, en su Londres natal, o en el zoo de Vincennes, en París, son protagonistas de obras suyas. También era visitante habitual de los museos de historia natural y es imposible no evocar las vitrinas de los viejos museos cuando se contemplan algunas de sus obras, en especial la de los años de la inmediata postguerra. Las obras colgadas en la Hanover Gallery de Londres en su exposición personal de 1949 es quizá la más contundente en este aspecto.

Bird and Bat, c. 1947. Esquema en una carta a Giacometti.
[foto del autor en la Tate Gallery, julio 2022]
Bird and Bat, c. 1948. Fotografía, gelatina de plata, impreso en papel.
[foto del autor en la Tate Gallery, julio 2022]
Two birds and a fish, c. 1948. Óleo sobre tela.
[fotos del autor en la Tate Gallery, julio 2022]

Pero ese mundo visual fue constante en la mente de Isabel Nichols, que no dejó nunca de evolucionar para crear nuevas formas y técnicas con qué abordarlo. Su experiencia en Nigeria a principios de los años sesenta de su siglo, su vida retirada en la campiña de Essex, ya como Isabel Rawsthorne, así como sus intervenciones de indudable compromiso ecologista y su colorista serie Migrations, así lo demuestran. En esa línea siguió trabajando toda su vida, hasta su muerte en enero de 1992, a los 79 años de edad.

»Portrait of Isabel Rawsthorne» fotografía de John Deakin, tomada en el Soho de Londres a fines de los años 1950. Wikicommons.


Apartamento en el 197 de Albany Street, cerca de Regent’s Park, donde Isabel vivió y tuvo su estudio. La reconocible placa azul que en todo Londres recuerda los lugares dignos de memoria no menciona para nada a la artista, solamente a su marido, el compositor Constant Lambert
[foto del autor]

Presentación del libro colectivo «Cuerpos representados» en México

Finalmente podremos reunirnos de manera presencial para la presentación del segundo libro resultado de la segunda fase del proyecto Gambusana (Del gabinete de maravillas al museo anatómico popular: regímenes de exhibición y cultura material de la medicina). El libro Cuerpos representados, editado y coordinado por Alfons Zarzoso y Maribel Morente lleva por subtítulo: «Objetos de ciencia artísticos en España, siglos XVIII-XX)»

Aunque salió a fines de 2020, luego de dos workshops de diálogos intensos e intercambios que fueron afinando los textos y reflexiones, la pandemia no nos permitió reencontrarnos para presentarlo.

Ahora, y aunque en México todavía no se distribuye en librerías, queremos hacerlo antes de que pase más tiempo, con un conjunto de invitades de lujo: María Rosa Gudiño Cejudo de la Universidad Pedagógica Nacional que ha trabajado los vínculos de educación higiénica y cine en México durante el siglo XX; Rosa E. Casanova, de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, amplia conocedora de la fotografía decimonónica; Nuria Galland coordinadora de servicios pedagógicos y contenidos académicos del Palacio de la Escuela de Medicina de la UNAM y Yuri Aguilar Hernández, coordinador del Posgrado en Artes y Diseño de la UNAM, moderados por el colega Octavio Quesada del CEIICH.

Seguramente abordarán los 12 capítulos del libro que van desde el viaje del dibujante y grabador Philippe Simonneau hiciera con los hermanos Jussieu y el boticario Joan Salvador por la península ibérica en el siglo XVIII; la zambullida que damos en el mar a través de la colección del gabinete de los Salvador; el grupo de escultores que a principios del siglo XIX trabajan la cera para dar forma a las figuras anatómicas que hoy se encuentran en el museo de la Facultad de Medicina y Cirugía de Madrid; en consecución con lo anterior, el recorrido por un siglo de escultores anatómicos polifacéticos en España (de mediados del XIX a mediados del XX); los óleos anatómicos decimonónicos del profesor José de Letamendi que viajaron entre Francia y España y hoy se encuentran decorando pasillos de la Facultad de Medicina de Barcelona; hasta cómo la prensa -también decimonónica- representó al cólera y la personificó en España, generando un contexto de la epidemia y motivando la campaña de vacunación; las fotografías que el jesuita Aquiles Gerste hizo en la sierra tarahumara y exhibió la Junta colombina en las salas de México en la exposición histórico-americana de Madrid de 1892; los registros cinematográficos desde las enfermedades mentales a la praxis quirúrgica oftalmológica; la mirada entomológica y zoológica presente en los films de Luis Buñuel; las relaciones entre fotografía y ciencia a través de Emili Godes, que combinó su trayectoria profesional con la creación artística; el resultado de la actividad y producción de tres ilustradores médicos que haciendo mancuerna con el cirujano Puig-Sureda conforman hoy una colección; el paso hacia la animación científica con la compañía Baguña hnos. convertida en Editorial científica cinematográfica.

La cita es el miércoles 25 de mayo de 2022 a las 17:30 horas (CDMX), en la librería recién remodelada Jaime García Terrés, en la entrada principal (Universidad #3000) de la UNAM.

También podrá seguirse por las redes sociales del CEIICH.

Todes invitades!!!!

Médicos y cadáveres. Seminario en Aix-Marseille

Médecins et cadavres

Séminaire interlaboratoire Histoire et anthropologie de la mort

Date : le 17/03/2022 de 10 h à 16 h 30

Lieu : En hybride, à la salle P.A. Février de Maison Méditerranéenne des Sciences de l’Homme (5 rue du château de l’Horloge, Aix-en-Provence) et via Zoom

PRÉSENTATION

Avec le soutien de la Mission Interdisciplinarité Aix-Marseille Université se poursuit cette année le séminaire inter-laboratoires ADES-TELEMMe Histoire et anthropologie de la mort (https://necrolog.hypotheses.org/598 ).

Les transformations contemporaines du traitement des morts ordinaires (gestion des cimetières, essor de la crémation ou de la thanatopraxie) et les problèmes soulevés par les récentes crises de mortalité (migrants, canicule, épidémies, guerre, etc.) incitent en effet à engager une réflexion pluridisciplinaire et internationale sur le fait mortuaire, en faisant dialoguer des anthropologues, des archéologues, des historiens, des historiens de l’art, des médecins, des philosophes, des psychologues, des sociologues.

Car s’il existe à ce jour de nombreuses forces dispersées et plus ou moins institutionnalisées (carnets de recherches, programmes courts financés, dispositifs institutionnels) il n’existe pas encore en France d’espace scientifique et de recherche spécifiquement consacré à la mort. Ce séminaire de recherche a vocation à combler ce manque en engageant une réflexion véritablement interdisciplinaire sur le fait mortuaire, ses modalités, ses évolutions, ses enjeux.

Trois journées ont déjà eu lieu :  Cadavres dangereux (17 mars 2021), Cadavres indésirables (6 mai 2021), Cadavres anonymes (3 décembre 2021).

La journée du 17 mars 2022 portera sur le thème Médecins et cadavres. Elle se déroulera de 10 h à 16 h 30, en hybride, à la salle P.A. Février de Maison Méditerranéenne des Sciences de l’Homme (5 rue du château de l’Horloge, Aix-en-Provence) et via Zoom.

Cette journée est ouverte à tous (étudiants de master, doctorants, chercheurs, enseignants chercheurs, professionnels du funéraire) et à toutes les disciplines académiques (sciences humaines et sociales, médecine, etc.) ; notre objectif est en effet d’amorcer une véritable dynamique autour des études sur la mort.

Vous pouvez nous contacter si vous souhaitez manifester votre intérêt ou avoir des informations supplémentaires : Elisabeth Anstett (elisabeth.anstett@univ-amu.fr ), Anne Carol (anne.carol@univ-amu.fr)

Lien zoom :

https://univ-amu-fr.zoom.us/j/85327882648?pwd=Zy9MeFBSc3hzRGdOa0hrSDdnV2FEZz09

ID de réunion : 853 2788 2648

Code secret : 732873


PROGRAMME

Matin :

Rafael Mandressi (historien, CNRS) :
Cadavera inmunda sunt : stratégies d’accoutumance et techniques de contrôle face au dégoût chez les anatomistes de l’époque moderne

Valérie Souffron (sociologue, Paris 1) :
Faut-il se débarrasser du cadavre pour explorer les corps ? Ce que l’autopsie par imagerie médicale fait aux morts

Après-midi :

Martin Robert (historien, Université d’Oxford) :
Cette science nécessaire : dissections humaines et formation médicale au XIXe siècle

Clara Duterme, Valérie Robin Azevedo, (anthropologues, AMU, Université de Paris Cité) :
Le Centre du don des corps à l’Université Paris Descartes : un cas si singulier de gestion des cadavres ?

Delphine Cavallo – Responsable de la diffusion et du traitement numérique de la recherche  – TELEMMe – MAISON MÉDITERRANÉENNE DES SCIENCES DE L’HOMME

Aix-Marseille Université – Bureau A207 – 5 RUE du Château de l’Horloge

– CS 90412 – 13097 Aix-en-Provence Cedex 2

Tél: +33(0)4 42 52 42 07

Site : https://telemme.mmsh.fr – Email : delphine.cavallo@univ-amu.fr

Afin de respecter l’environnement, merci de n’imprimer cet email que si nécessaire.

Juana Inés de la Cruz quiere viajar a tierras transilvanas

El amigo Marcos Cortés (toda una garantía) promueve con Silvia y Mihai este proyecto: verter a Juana Inés al rumano…

Que la escritura de la autora mexicana pueda viajar hasta los valles de Transilvania y hasta el Delta del Danubio desde la cuenca lagunar de México en busca de nuevas lectoras y lectores en la lengua de Dimitrie Barilă parece, realmente, un acierto.

¡Magnífica aventura!

Cafeneaua filosofică 62: O prezență în depărtare. Sora Juana Ines de la Cruz

Dana Jalobeanu, Mihai Maci y Silvia Stefan y Marcos Cortés presentan el proyecto en este breve video.

Médicos internacionalistas: en las belicosas fronteras y frentes del siglo XX

Carles Brasó Broggi publica Los médicos errantes. De las brigadas internacionales y la revolución china a la guerra fría

Índice de la obra

Introducción

  1. Los médicos de ninguna parte
    Los hermanos Kisch
    Medicina y racismo a principios del siglo xx
    Fritz (Jerusalem) Jensen
    La medicina en las fronteras de la guerra y la revolución
    Los médicos de Galitzia
    Szmul Mosze Flato y los polacos en Francia
  2. La lucha contra la muerte
    La improvisada defensa de Madrid
    Brigadas mixtas, Brigadas Internacionales
    Flato en el batallón franco-belga
    Guadalajara y las lecciones del Jarama
    La llegada de Herbert Baer y el hospital Komensky a Guadalajara .
    Fritz Jensen en el frente meridional
    Los refuerzos de Jensen: Becker, Iancu, Tallenberg, Massons Brunete y el castigo a la 13.ª brigada
    Iancu y los frentes distantes de China y España
  3. De brigadistas a refugiados
    Los brigadistas polacos en Aragón
    Las amistades de Kriegel
    Benicàssim y Teruel
    La evacuación de los hospitales de Levante .
    Encuentros y desencuentros en la retaguardia
    Tarancón, Mahora y los brigadistas chinos
    Kriegel y Flato en el Ebro
    Los últimos de Cataluña .
  4. Escapar de Europa
    El plan China
    El Hospital Internacional de la Paz
    Jensen y los hermanos Kisch en París
    Mar, arena y viento de tramontana
    Gurs: la autorización para viajar a China
    Europa, últimos días
    Un frente unido en la China semicolonial
    El doctor Lim y el Cuerpo de Ayuda Médica .
  5. El frente chino
    China no es España (o las lecciones de la guerra civil española)
    Jensen, Kisch y Becker en China .
    Largas marchas en Hunan
    Tuyunguan
    Los frentes difusos
    Crisis en el Cuerpo de Ayuda Médica
  6. La carretera de Birmania
    El frente unido de los aliados
    Fritz Jensen en Indusco
    La primera campaña birmana
    Los médicos contratados de Stilwell
    En la India británica
    Kriegel, médico de enlace
    La segunda campaña de Birmania
    Los frentes olvidados, 1943-1945
  7. El telón de bambú
    Los médicos de Stilwell y la victoria aliada
    Kaneti y el grupo de la Y-Force
    El doctor Jensen en Chongqing
    El Plan Marshall en China
    Los médicos de la UNRRA
    Trabajo en equipo
    El doctor Lim y la liberación de Hong Kong
    Final del recorrido
    Los últimos médicos de enlace
  8. Los telones de acero
    Los médicos alemanes regresan a casa
    Exbrigadistas en el nuevo gobierno polaco
    El regreso de Flato, Taubenfligel y Jungermann a Polonia
    Los juicios contra los médicos cosmopolitas
    Las conversaciones de Varsovia
    Austria, China, Vietnam
    El último viaje de Fritz Jensen
  9. Un socialismo de rostro humano
    Regresar a Praga
    Erica Glaser y el caso Slánsk
    Kriegel y la Primavera de Praga
    La última primavera en Polonia
    Los vientos reformistas llegan a China
    El aniversario de Kriegel

«El historiador Eric Hobsbawm popularizó la idea del siglo XX corto, el cual empezó con la Revolución rusa y acabó con el colapso de la Unión Soviética en 1989, siendo el auge y la caída del comunismo el elemento definitorio del siglo. Este período de setenta y dos años era el tiempo que una persona podía esperar vivir razonablemente a finales del siglo XX, en contraste con la esperanza de vida al principio de aquel, limitada a unos cuarenta años. El grupo de voluntarios que forma parte de este estudio nacieron en las primeras décadas del siglo y vivieron, de media, setenta y tres años, un lapso de tiempo que encaja perfectamente con el siglo corto que anunció el historiador británico y con la esperanza de vida que alcanzó por primera vez en la historia el ser humano. Sus esfuerzos para curar enfermos y, sobre todo, para diseminar los conocimientos médicos básicos y formar a futuros médicos en poblaciones aisladas o que sufrían una alta mortalidad, tal y como hizo Bethune en las montañas Wutai, fueron en esta dirección.

Seguramente, en las primeras décadas del siglo, en las comunidades judías de Galitzia, Polonia o Rumanía, los lugares de nacimiento de buena parte de este grupo de médicos y enfermeras, nadie hubiera podido prever que aquellos niños nacidos entonces lograrían alcanzar esta longevidad, que casi doblaba la media vigente entonces. Sin embargo, tampoco podían sospechar que, pese a ello, sus comunidades, las de los judíos de Europa central, tras siglos de convivencia pacífica en Europa, serían exterminadas. O que pronto nacería en Moscú un vasto imperio bajo la promesa del comunismo que se alzaría y derrumbaría en un mismo siglo. La historia de este grupo de médicos y enfermeras simboliza pues la supervivencia y la victoria de la medicina y el humanismo en el siglo XX, una victoria que solo llegó tras grandes esfuerzos y fracasos colectivos.»

Leer más en:

A propósito del taxidermista de la plaza real de Barcelona

Este es el texto publicado en el libro de Núria Viladevall y Miquel Carandell (ver entrada)

Un públic per a una botiga

Pels volts del 2010, durant una de les campanyes arqueològiques a l’antic Templo Mayor de Tenochtitlan, en ple centre de l’actual ciutat de Mèxic, aparegueren les restes de dotze exemplars d’àguiles que presentaven indicis indubtables d’haver estat dissecades. Formaven part d’una ofrena que els mexica –els que impròpiament anomenem “asteques”– feren a la deessa Tlaltecuhtli. Les restes presentaven senyals que només s’expliquen en animals criats en captiveri, probablement dins el jardí zoològic (totocalli) que l’emperador mexica mantenia a Tenochtitlan i que encara hi era ple de animals de procedències diverses quan els espanyols entraren per primera vegada a la ciutat l’any 1519. Les estudioses que publicaren el descobriment (Osiris Quezada, Norma Valentín i Amaranta Argüelles) explicaren que les restes –cranis i altres ossos, plomes i matèrials diversos– mostraven proves fefaents de com els mesoamericans dels temps prehispànics havien emprat diferents tècniques per conservar animals morts amb aparença de vius per a rites funeraris i cerimonials com ara les ofrenes a les deitats. L’anàlisi de les restes demostrava l’extracció parcial de l’esquelet, la conservació del crani i d’alguns ossos convenientment descarnats i acoblats, el tractament de la pell per a la seua consrvació, la reimplantació parcial de les plomes, etc.: tot per confegir una estructura que donés “aparença de vida, moviment i fins i tot vol” a l’au.

Aquestes tècniques no difereixen molt de les emprades en temps més recents per a la taxidèrmia de les aus. De fet, aquest testimoni no fa sinó sumar-se a altres que ja es coneixien sobre la pràctica de tècniques taxidèrmiques a cultures d’èpoques ben llunyanes i ubicades a diferents continents: des de la pre-incaica als Andes fins a l’antiga egípcia a la vall del Nil, passant per altres testimonis a Àsia i a Europa al llarg de l’Antiguitat clàssica, l’Edat Mitjana i l’Edat Moderna. Amb usos i finalitats molt diversos, però és ben interessant constatar aquesta tenaç voluntat de recrear l’aparença de vida animal manipulant el cos dels animals morts al si de cultures humanes tan diferents. Esmentaré dos exemples més pròxims i del nostre entorn cultural.

D’una banda, la dèria de monestirs i esglésies – des de temps medievals als plenament il·lustrats– per penjar de les parets, dels llindars de les portes o dels sostres de les naus cocodrils i caimans empallats, presentats com a monstres diabòlics o dragons llegendaris vençuts per sants i santes. A l’església del Col·legi del Patriarca de València encara en vaig veure un caiman (i crec que encara hi és) i a Montserrat es va fer famós –abans dels saqueig napoleònic– aquell “claustre dels llangardaixos” als corredors del qual en penjaven quatre o sis.

El segon exemple, sempre a la mateixa època, ens porta, pel contrari, a un entorn més proper a l’activitat científica, on la conservació dels cadàvers dels animals tractats amb diferents tècniques anava dirigida a la creació de coneixement i a la possibilitat d’ordenar el món natural per comprendre la seua conformació i varietat, tractant d’encaixar tant les espècies exòtiques com les domèstiques en una classificació dels espècimens procedents dels tres regnes de la natura. Això és el sentit de la pràctica col·leccionista que va dur a la creació i manteniment dels gabinets de curiositats, dels quals, com bé explica el Miquel Carandell al seu text, a Barcelona en tenim un exemple extraordinari en el que cinc generacions de la família Salvador mantingueren a la rebotiga de la seua farmàcia, al carrer Ample cantonada amb Fusteria, a quatre passes de la muralla de Mar.

Resseguir les proves del coneixement i la pràctica d’unes o altres tècniques de conservació de part de l’anatomia dels animals per a construir un artefacte durador que estrafaci l’animal amb vida i moviment pot tindre sens dubte el seu interès i donar un reguitzell d’anècdotes i notícies curioses, però si ens limitem a açò només, potser no aconseguirem transcendir l’anecdotari, ni comprendre el significat històric de l’aventura científica, tècnica, comercial i familiar que hi ha al darrera de la llarga vida de la botiga barcelonina de la Plaça Reial.

Caldrà alçar la vista de l’atractiu però limitat escenari de les tècniques i veure com, per damunt –i per sota– d’aquestes, es troben enganxades moltes històries plnes de significació. Històries que tenen a veure, d’una banda, amb la cultura material de la ciència, les aventures del coneixement i els procesos de circulació i recepció del saber; i d’altra banda, amb aventures de negoci, habilitats mercantils i estratègies empresarials per respondre a demandes socials específiques i canviants. Requerimnts de gent diversa, que combinaven gaudi sensorial i sofisticació intel·lectual lligades a l’adquisició d’objectes creats de la mixtura entre natura i artifici, situats a la difusa frontera entre ciència i art.

La clau fonamental per a entendre el sorgiment de la figura del taxidermista professional està lligada a la consolidació d’un negoci basat en la producció i venda d’animals dissecats. I aquesta clau és, sens dubte, el desenvolupament d’una demanda estable i creixent. Una demanda centrada en aquests objectes, però aviat ampliada a altres productes relacionats amb la popularització i l’ensenyament de les ciències naturals, especialment les representacions en làmines, àlbums, estampes i les reproduccions tridimensionals en materials com ara el paper maixé (llegiu el text de l’Alfons Zarzoso per a conèixer millor aquest sector de l’oferta a la botiga de Soler Pujol).

L’aparició d’aquesta demanda té com a escenari la ciutat burgesa del segle XIX i no deixa de créixer fins arribar el seu moment més brillant durant el mig segle que va dels anys vuitanta del Vuit-cents fins als anys trenta del segle passat. Es tracta d’un fenomen generalitzat a moltes ciutats europees i americanes. La cronologia del cas específic barceloní és força coincident amb el procès general: la primera de les ubicacions del negoci de Francesc Darder –el primer exemple notable en aquest sector a la nostra ciutat– data dels anys de 1870 i l’arribada de Soler Pujol a la Plaça Reial es produeix quan el negoci de la producció i venda d’objectes naturalitzats, reproduccions i artefactes de la Natura animal, vgetal i mineral entre en la seua època d’esplendor.

Aquesta demanda que donava sentit, guany i rellevància al negoci havia nascut de la ruptura del règim tancat, privat, elitista, dels gabinets de curiositats i de les col·leccions aristocràtiques i clericals d’història natural. La “fabricació” d’un nou públic, cada vegada més nombrós, per a les ciències naturals procedeix de la creixent valoració d’una ciència cívica a l’esfera pública. Valoració que deriva, d’una banda, de la creació o renovació d’institucions acadèmiques d’ensenyament científic, com ara, en el cas de Barcelona, les escoles de la Junta de Comerç, el Col·legi de Sant Victorià, l’escola de Cirurgia, la refundada Universitat i el seu gabinet d’història natural, l’Acadèmia de Ciències i Arts, etc. D’altra banda, l’esfera pública s’omple d’activitats de popularització de les ciències promogudes per associacions excursionistes, ateneus obrers i menestrals (tant llibertaris com republicans o catòlics), naturalistes amateurs i col·leccionistes, etc. L’eclosió d’aquest fenomen acaba per implicar  a les instàncies polítiques que, finalment, creen parcs, jardins i museus on la difusió de coneixement zoològic, botànic o geològic es fa mitjançant estratègies que barregen deliberadament i amb eficàcia gaudi i aprenentatge, ciència i disciplinament cívic, coneixement i control social. En el cas de Barcelona, fixeu-vos a l’atapeïda cronologia institucionalitzadora que comença amb la del Parc de la Ciutadella, segueix amb el Museu Martorell, el Zoològic, la Junta de Ciències Naturals, el Botànic, etc.

El que dona sentit i explica l’èxit de tot això és el públic –un públic plural des de tots els punts de vista–que nodrirà de visitants aquests espais de cultura científica urbana i també de clients la botiga de la Plaça Reial per portar animals per dissecar, o per comprar-ne tota la variada i rica oferta de productes que el “Museo Pedagógico de Ciencias Naturales” posava al seu abast.

Per això, quan es tracta de rescatar la memòria d’aquest espai s’està reclamant traure a l llum i construir la història de la gent que, a un costat o a l’altre del mostrador de la botiga, crearen conjuntament un episodi crucial de la cultura científica de la ciutat de Barcelona.

I això és el que fan amb eficàcia i rigor –i molta sensibilitat– Núria i Miquel en aquest llibre. El breu text que ells m’han demanat ha intentat senzillament afegir un petit gra de sorra per a la necessària i polifònica història del “Museo Pedagógico de Ciencias Naturales” de Barcelona.

José Pardo-Tomás

(IMF-CSIC, Barcelona)

El Taxidermista de la Plaça Reial de Barcelona

Portada del libro

El pasado 9 de noviembre se presentó en el Museu de Ciències Naturals de Barcelona el libro que Núria Viladevall y Miquel Carandell han dedicado a reconstruir la memoria de la tienda de taxidermia que estuvo desdedurante casi un siglo en la Plaça Reial de Barcelona y que presidía el sugestivo rótulo (por cierto, lo único que hoy queda en su ubicación original) de Museo Pedagógico de Ciencias Naturales. El libro ha sido publicado por la editorial Alpina, a la que cabe agradecer que no haya ahorrado en calidad. Un buen papel, amplia generosidad en las ilustraciones, excelente técnica de colorido, composición y una corrección impecable.

Núria Viladevall, bisnieta del fundador de la tienda, el taxidermista Lluís Soler Pujol, reconstruye, a través de los olores de su infancia y juventud, la memoria familiar de las mujeres y los hombres que trabajaron en el taller de taxidermia y en la tienda. Miquel Carandell, por su parte, lo que reconstruye es la historia del negocio, de los personajes y de la misma taxidermia en la ciudad de Barcelona, situándola en un recorrido geográfico y cronológico amplio, que aúna coleccionismo, enseñanza de las ciencias, públicos de la historia natural e historia material de la ciencia.

Completan el libro una decena de Testimonis en la que otras tantas personas ofrecen un breve testimonio personal, bien de la tienda, bien de alguna o alguno de sus protagonistas, bien de los dos autores del libro. Escriben esos testimonios el veterano cronista de la ciudad Lluís Permanyer, los galeristas Cristina Sampere y Artur Ramon, el poeta Vicenç Altaió, el director del Museo de Ciencias Naturales de Granollers Toni Arrizabalga, el conservador del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona Carles Curto, el director del Gabinete Deyrolle de París Pompeu Rahola y el taxidermista Savador Pérez Moreno, cuyo blog Taxidermidades es un ejemplo de militancia en la historia de su especialidad. Cerramos la nómina dos de los historiadores de la ciencia que integramos el grupo de investigación que edita este blog: Alfons Zarzoso y quien esto escribe

En futuras entradas, incluiremos estas dos contribuciones al libro. Sirva de momento esta breve presentación para difundir este libro original, novedoso y rico, fruto de una hibridación entre historia y memoria. Porque, a pesar de la mixtura, el proyecto de Núria i Miquel no incurre en la confusión entre ambas cosas, contrariamente a lo que suele ser habitual en estos casos. Núria ha puesto su sensibilidad inteligente para reconstruir la memoria personal y familiar; Miquel, su rigor apasionado por la profesión para reconstruir la historia de este capítulo tan relevante para el granproyecto de construir una historia urbana de la ciencia que tome Barcelona como un ejemplo significativo y no como una «marca» que fabrica anécdotas para consumo indígena y/o turístico.

Ambos han acertado plenamente en el objetivo que se propusieron.

Portada del catálogo de la exposición «El Taxidermista» comisariada en 2014 por Cristina Sampere, directora la Fundación SETBA, que fue el origen del proyecto que ha desembocado –siete años y una pandemia después– en la publicación del libro.

DIOSCóRIDES RENACENTISTAS. Usos plurales de un libro-laborario.

Dioscórides en el Renacimiento. Geopolítica y materia médica. Erudición filológica y trabajo experimental. Pluralidad de usos y diversidad de empresas culturales en la Europa renacentista en torno a un «libro´-laboratorio».

Ibermatmed y Babel-Rome dos grupos de investigación listos para el Workshop conjunto en Barcelona : presencial (por fin!!!!!) aunque se podrá asistir también en línea.

Para una u otra modalidad, solicitad inscripción a <pepeprimo@gmail.com>

PROGRAMA

JUEVES 9 MAÑANA (9:00-14)

1. Rafael Mandressi (CAK, París) «Dioscórides en París: traducciones y comentarios de Jean Ruel a Jacques Goupyl»

2. Antonio Andrade (Universidade de Aveiro), «As Enarrationes in DioscoridesAnazarbei (Venetiis, 1553) do medico portugués Joâo Rodrigues de Castelo Branco (Amatus Lusitanus)»

3. Elisa Andretta (LARHRA, Lyon), José Pardo-Tomás (IMF-CSIC, Barcelona), “Leer, anotar, editar el Dioscórides de Laguna hoy”

4. Juan Pimentel (IH-CSIC, Madrid), Isabel Soler (Universitat de Barcelona) «Dioscórides en la Roma de Oriente. Tradición y transgresión de un médico judío en Goa»

Comentador y moderador del debate: Jon Arrizabalaga (IMF-CSIC)

TARDE (16-19)

5. Jésus M. Galech (Universitat de Barcelona), «Materia pétrea y metálica en el Dioscórides de Laguna y en los tratados de Monardes, Fragoso y Franco»

6. Jana Černá (Marie Curie Fellow IH-CSIC, Madrid), «Los Dioscórides centroeuropeos de Mattioli: las traducciones checas por Tadeas Hajek de Hajek y Adam Huber de Riesenpach y la traducción alemana de Georg Handsch (Praga, 1563)»

7. Angelica Morales Sarabia (UNAM, México), «Dioscórides y su presencia en la materia médica misionera de los jesuitas novohispanos»

Comentadora y moderadora del debate: Isabel Soler (UB)

VIERNES 10 MAÑANA (9:30-14)

8. Discusión de los pósters:

Lucía Sanz Gómez (Universidad Complutense de Madrid): ««Como manda Dioscórides»: materia médica y fuentes en el diálogo sobre la triaca de Juan de Liaño (1546)»

Aina Trias Verbeek (IMF-CSIC, Barcelona): «Remedios del mar en el Dioscórides de Laguna (1556)».

9. Miguel Ángel González Manjarrés (Universidad de Valladolid), «Pervivencia de las Annotationes in Dioscoridem de Andrés Laguna (1554)»

10. Sabrina Minnuzzi (University of Oxford), «Dioscorides read, amended and supplemented in 16th-century Italy: patterns of appropriation »

Comentadora, moderadora del debate y conclusiones: Antonella Romano (CAK, Paris)