Anatomías sublimes y experimentos extremos (y 2)

Sublimi anatomie sala 2

Exposición y actividades paralelas hasta el  6 de enero de 2020.

Palazzo delle Esposizioni, via Nazionale, 194. Roma.

Comisariada por Andrea Carlino, Philippe Comar, Anna Luppi, Vincenzo Napolano y Laura Perrone, la exposición Sublime Anatomie merece una atención especial. Por un lado, es la primera vez que se pueden contemplar juntas las mejores joyas del patrimonio científico romano en el terreno de la anatomía, especialmente las obras del museo historicomédico de la Sapienza; además, se exhiben junto a otras piezas no romanas pero no menos preciosas del casi inagotable patrimonio italiano de representaciones anatómicas: baste citar las venus de la Specola florentina.

Venus sublimes

Por otro lado, esas piezas históricas se exhiben en el marco de una propuesta teórica original, que ofrece la posibilidad de contemplarlas articuladas en un discruso atractivo e inédito, que las liga a expresiones polimórficas surgidas de la mano de una veintena de artistas contemporáneos: Berlinde De Bruyckere, Birgit Jürgenssen, Chen Zhen, Dany Danino, Dennis Oppenheim, Diego Perrone, Ed Atkins, Gary Hill, Gastone Novelli, Giuseppe Penone, Heidi Bucher, John Isaacs, Ketty La Rocca, Luca Francesconi, Marc Quinn, Marisa Merz, Michaël Borremans, Pino Pascali, Sissi e Yvonne Rainer.

Sublimi anatomie sala 5

Sublimi Anatomie se apoya sólidamente en un conocimiento profundo de la historia de la anatomía, de manera que el visitante tiene acceso a un relato basado en lo que la historiografía más actual ha conseguido reconstruir, dando por superados finalmente los viejos y rancios tópicos de una historia absurdamente heroica, masculina, iatrocéntrica, y maniquea de la indagación humana acerca del cuerpo, que no rehuye su inmenso poder para concitar y evocar reflexiones filosóficas, éticas, políticas y, por supuesto, artísticas. su espectacularización.

libros y láminas sublimes

Por eso, al lado de los instrumentos didácticos para la enseñanza de la anatomía para médicos, cirujanos y matronas, así como para pintores y escultores, se nos proponen creaciones artísticas contemporáneas que nos llevan a leer de forma diferente tanto unos objetos como otros.

anatomias sublimes de vidrio

La exhibición conjunta y la asociación temática que desgrana la sucesión de las seis salas ayuda a entender de una forma original y compleja, pero siempre integrada, instrumentos y técnicas, soportes materiales y disposiciones morfológicas, que transmiten conocimiento sobre el cuerpo, pero también sensaciones donde todos los cinco sentidos tienen su espacio y reciben sus respectivos estímulos.

Auzoux sublime

La cera, el papel maché, el grabado o el vidrio permitieron y permiten exhibir, transmitir, comunicar, ese conocimiento y esas sensaciones. Por eso, es la materialidad del cuerpo humano vivido de forma ineludible por cada una de las personas que visitan la exposición lo que permite disfrutar intelectual y emocionalmente las múltiples traducciones de esa materialidad mediante formas, estructuras y dispositivos comunicativos del pasado o del presente, pero cuya integración en una misma sala y en un mismo marco conceptual permite comprender cómo, de un modo u otro, todas las aproximaciones –las históricas y las presentes– son nuestras contemporáneas.

venus sublime peinarse

Roma, el regalo final.

Cualquier visitante que salga de la exposición no necesita pasar por la consabida tienda del museo. No tiene sentido comprar una absurda réplica de plástico o un imán de nevera, o una postal (suponiendo que haya aún quien compra tal reliquia) puesto que tiene el inmenso privilegio de sumergirse gratis en la ciudad de Roma, en donde no le faltarán ocasiones de confrontarse a las sublimes anatomías repartidas por toda la ciudad, en plazas bien conocidas Anatomia sublime piazza Navona

o en los rincones más inesperados: Anatomia sublime pie romano

Anatomías sublimes y experimentos extremos (1)

Exposición y actividades paralelas hasta el  6 de enero de 2020.

Palazzo delle Esposizioni, via Nazionale, 194. Roma.

Comisariada por Andrea Carlino, Philippe Comar, Anna Luppi, Vincenzo Napolano y Laura Perrone, la exposición Sublime Anatomie merece una atención especial, tanto por ella misma como por las actividades paralelas que los organizadores han puesto en marcha: conferencias, lecciones, talleres de anatomía artística y diversas performances (cualquiera que sea lo que el término engloba en su actual (ab-)uso).

Una de esas actuaciones ha sido la insólita conferencia Corps entché, de doce horas y media de duración, ofrecida por Vincent Barras en un remedo del hemiciclo de la École Nationale Supérieure des Beaux Arts de París. En una segunda parte de este post daré una breve reseña de la visita a la exposición, pero, como nuestra visita el pasado 16 de noviembre coincidió –solo en parte, como es obvio, pues no estuvimos doce horas y media visitando la exposición– con la performance de Barras, me gustaría antes compartir un par de reflexiones suscitadas durante una breve (insisto) asistencia a este experimento. 

Vaya por delante mi admiración por el esfuerzo físico, reto psíquico y coraje emocional de Barras, profesor de historia de la medicina en Lausana, dispuesto a someterse a la experiencia de hablar ininterrumpidamente durante doce horas y media sobre un mismo tema, sin un solo papel delante, ni por supuesto ninguna de esas aberraciones comunicativas contemporáneas –llámense prezzi, keynote, powerpoint o similares– creadas para estandarizar lo que nunca debería ser estándar. Y hacerlo ante un vacío prácticamente continuo y total (la ausencia de público fue la nota más inquietante, aunque comprensible, durante los breves minutos que pasamos sentados escuchando a Barras) y en un frío escenario en el que, pese a la carpintería de madera estrenada para la ocasión, dominaba el mármol rojizo y amarronado y el color gris, por no hablar de las dimensiones exageradas de los techos y los pasillos por los que se accedía al vestíbulo, convertido en una especie de teatro anatómico, aunque algo agrandado en proporciones para adaptarse al vestíbulo del grandilocuente Palazzo delle Esposizioni romano.

Barras en Roma

De hecho, un escenario tal convertía intencionadamente en mesa sectoria la discreta mesa de despacho, ante la que el conferenciante diseccionaba el tema de la historia de las concepciones humanas acerca del cuerpo y, en cierto modo, se diseccionaba él mismo, enfrentado a sus umbrales de resistencia al cansancio físico y mental. Inquieta –y mucho– pensar en ponerse en su piel, sobre todo enfrentado a un auditorio vacío, o casi, todo el tiempo.

Porque en eso radica, a mi modo de ver, el quid más problemático de la actuación: la dificultad insalvable de tener un público a la altura del reto. Nadie aguanta más de unos breves minutos allí sentado, en solitario, tratando de entender qué está diciendo un conferenciante que hace tres, seis o diez horas que comenzó su perorar.

Y, por supuesto, ni el conferenciante ni quienes apoyaron su propuesta en el marco de esta exposición, esperaban que hubiera un público capaz de aguantar doce horas y media de conferencia sobre el cuerpo, su historia, su hermenéutica, su recreación y reinvención en contextos culturales distintos, momentos históricos remotos, cercanos o actuales. Eso vendría a ser escuchar ininterrumpidamente leer un libro de doscientas setenta páginas, pero una lectura modulada en forma más inestable, dado que el conferenciante no tiene delante un texto qué leer, ni siquiera un folio en blanco donde anotar improvisadamente alguna cosa que apoye el hilo de un discurso que se ha autoimpuesto tenga sentido, estructura, contenido coherente y rigor intelectual.

Así es que, en realidad, el experimento, su posible utilidad y sus consecuencias son solo para uno: el conferenciante. En el fondo, pues, un inmenso (al menos prolongado) ejercicio onanístico que sin duda reporta a quien lo protagoniza una experiencia, que puede –casi con seguridad lo hace– llevarle a un nosce te ipsum intenso.

Eso, de nuevo, lo conecta con el espectáculo de la disección anatómica, puesto que ese “conocete a tí mismo”, como el visitante de la exposición aprende desde la misma presentación en el vestíbulo, era un moto clásico en los teatros anatómicos que, desde el Renacimiento, fueron construyéndose en decenas de ciudades europeas, Roma incluida, cuando la disección anatómica era un espectáculo abierto, público, ceremonioso, ritualizado, donde ese mandato filosófico –casi estaba por escribir, ético– ayudaba a legitimar una práctica que, en un alarde de osadía intelectual pero también física, sensorial, permitía abrir un cuerpo en canal para asomarse a su interior, y conocer.

La soledad de la operación aumenta la valentía de su protagonista y, sin duda, la efectividad a la hora de suministrarle una experiencia de auto-conocimiento intensa y rica de sensaciones que auguran, sin duda, reflexiones a posteriori, alguna de las cuales puede llegar a hacerle cuestionarse la propia identidad o, al menos, alguna de las identidades que nos configuran como individuos y como animales sociales.

De aquí deriva mi última reflexión surgida de la breve contemplación de la experiencia de Barras, algo que deriva de compartir con él una de esas identidades, la profesional. Ambos acumulamos horas y horas de clases, charlas, seminarios y conferencias. El paroxismo al que él lleva esa modalidad comunicativa al prolongarla durante un tiempo exorbitante es lo que abre un enorme abismo a nuestros pies. Un negro abismo excavado con la pregunta sin respuesta acerca del sentido de nuestra profesión, de la banalidad de buena parte del conocimiento que creamos y transmitimos, de la enorme fragilidad del gesto, de lo efímero de la recepción, siempre parcial, limitada y también ella frágil por parte de quienes escuchan –o fingen escuchar– durante diez segundos, diez minutos o diez horas: ¿importa a alguien esto?

Enfrentarse durante doce horas y media al silencio que esa pregunta crea a su alrededor: ahí reside el auténtico mérito de Barras y de su ‘anatómico’ experimento.

 

Carta abierta de historiador@s de la ciencia de Chile

CARTA ABIERTA Ante la situación de conflicto social en Chile.

El pasado 21 de octubre de 2019, ante las sucesivas y crecientes protestas ciudadanas, así como ante los complejos conflictos sociales y la gestión gubernamental de los mismos, nuestro Ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Don Andrés Couve Correa, instaba a los “investigadores e investigadoras dedicados a comprender la complejidad de la convivencia democrática y los movimientos sociales” a trabajar para “superar esta crisis y contribuir desde nuestro ámbito a medidas que apunten a mejorar la calidad de vida de las personas”.

Cabe señalar que las medidas que permitirían mejorar la calidad de vida, las vienen comunicando especialistas de diversas disciplinas desde hace varios años; y van desde una mejor y mayor distribución de los recursos y las riquezas hasta un mejoramiento y garantía de una educación, salud, vivienda, justicia y sistema de pensiones de calidad.

Desde el El Laboratorio de Historia de la Ciencia, Tecnología y Sociedad, espacio académico en el que nos reunimos investigadores e investigadoras de diferentes especialidades y centros de estudio en torno al impacto, alcances y dinámicas de la ciencia en la sociedad a través del tiempo, nos unimos a otros centros, asociaciones y redes del país, para expresar nuestro malestar ante esta grave crisis sociopolítica.

Como historiadoras e historiadores, también ciudadanos y ciudadanas, observamos con preocupación la creciente inequidad que vive Chile. Un país heterogéneo y con gran riqueza material y cultural, en el que son palpables la indignación y el cansancio de la población, abatida ante la impotencia y los pocos frutos dados por sus grandes esfuerzos cotidianos. En las últimas décadas, hemos constatado la ausencia de políticas destinadas a garantizar un crecimiento real, basado en una justa distribución material, una igualdad de oportunidades para sus ciudadan@s, sustentadas en el acceso a una educación pública de calidad, un salario y un sistema de pensiones dignos, una protección de los recursos naturales y patrimoniales, una gestión de las riquezas del país acorde con los intereses generales y no con los de una exigua minoría ligada al poder.

Frente a esta situación, queremos mostrar nuestra solidaridad con las decenas de víctimas y sus familiares.

Por todo lo anterior, declaramos que:

  1. Comprendemos las legítimas protestas que se vienen sucediendo en Chile en los últimos días, signo manifiesto de una fragil y muy desigual sociedad, y reclamamos a las autoridades y medios de comunicación el desarrollo de espacios de discusión y diálogo, con objeto de que las demandas sean escuchadas por quienes pueden satisfacerlas.
  2. Rechazamos la violencia institucional auspiciada bajo el Estado de Excepción Constitucional de Emergencia, condenando una respuesta gubernamental basada en la implantación del terror y exigiendo responsabilidades políticas ante la mala gestión del conflicto como asunto de seguridad pública tanto como todas las formas de violencia de saqueos y destrucción de la infraestructura pública. Respecto de todo ello esperamos el esclarecimiento de los hechos y condena de los y las responsables para poner fin a los hábitos de impunidad reiterados en la historia de Chile.
  3. Entendemos que las universidades deben servir como medios para el desarrollo de un conocimiento útil, ligado a propuestas orientadas a la resolución del conflicto y a la satisfacción de las acuciantes demandas sociales. Cuando se garantice un espacio de diálogo pacífico y las mínimas condiciones democráticas sean restablecidas, nos comprometeremos, por tanto, a contribuir a ello con nuestro trabajo.
  4. Reafirmamos el sentido público de hacer Universidad. Creemos que es, sigue y seguirá siendo un espacio para el pensamiento crítico, el debate constante, y la reflexión social. En este nuevo Chile que emerge, nos comprometemos con un trabajo con vocación pública, un trabajo que reconstruya nuevos sentido políticos, históricos, sociales y de género en el hacer Comunidad.
  5. Concordamos con quienes han llamado a la conformación de una Asamblea Constituyente que establezca las bases de un Nuevo Pacto Social en virtud de criterios de Justicia y Dignididad que reclama la población en este primer cuarto del siglo XXI.

Firman:

Marcelo Sánchez Delgado :: Silvana Vetö :: Jorge Vergara Vidal :: Carolina Valenzuela Matus :: Carlos Sanhueza Cerda :: Lorena Valderrama :: José Soto Lara :: Felipe Vilo Muñoz :: María José Correa Gómez :: Stefan Meier Valenzuela :: Jorge Mujica Urzúa :: Gabriela Polanco Pérez :: Claudio Gutiérrez Gallardo :: José Soto Vejar :: Felipe Martínez Fernández :: Bárbara Silva Avaria :: Rodrigo Booth :: Mercedes Prieto :: Luz María Narbona :: Natalia Gándara Chacana :: Daniella Jofré Poblete :: Juan Álvarez Rubio :: Martín Fonck :: José Ragas :: Amarí Peliowski :: Diego Arango López :: Joan Cornejo Svensson :: Miguel Muñoz Asenjo :: Yuri Carvajal Bañados :: Alejandra Palafox Menegazzi :: Nelson Arellano Escudero

LabHCTS/apm-nae

Descargar PDF Carta abierta Historiadorxs de la Ciencia y la Tecnología – Chile oct 2019

Center and periphery around 1900 – the case of Natural History Museums

Oliver Hochadel comparte un muy interesante testimonio que muestra la falsedad que supone asumir lugares comunes no contrastados. Como por ejemplo que a principios del siglo XX fuera París el modelo a seguir para quienes proyectaban un flamante Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid…

Museo Nacional de Ciencias Naturales Madrid

Palacio de las Artes e Industrias (1886) in Madrid (Spain). The building is shared by the National Museum of Natural Sciences and the Technical School of Industrial Engineering.

Barcelona, laboratori ciència i ciutat

In 1904, Spanish entomologist Manuel Martínez de la Escalera reports in two articles in the journal Alrededor del Mundo about the “museum journey” himself and Ignacio de Bolívar, the long-time director of Madrids natural history museum had undertaken the previous year. At the time it had been decided to move the Museo Nacional de Ciencias Naturales from its cramped quarters to a new site. Escalera and Bolívar visited numerous museums in Western Europe to gather ideas that might be useful for their own reform project back in Madrid.

Clearly they were no impressed with the the Muséum National d’Histoire Naturelle in Paris (which one might think of as a model). Escalera complains for example about the mammals hall as the “most ludicrous and bad” that one might to get to see.

At the end of the article Escalera makes a remarkable statement:

„And I have quoted Brussels and Altona and…

Ver la entrada original 201 palabras más

LA IMAGEN DESVELADA. Prácticas fotográficas en la enfermedad, la muerte y el duelo (EL LIBRO)

Enhorabuena a las editoras de la publicación. Rebeca Pardo y Montse Morcate fueron muy amables al participar como comentadoras en nuestro tercer workshop (Gabmusana), que era el primero del libro sobre arte y ciencia que pronto publicaremos… en la misma editorial Sans Soleil!!

En la retaguardia: Imagen, Identidad y memoria

Acaba de publicarse y de salir a la venta el libro que hemos editado Montse Morcate y yo (Rebeca Pardo) con la editorial Sans Soleil, con la que siembre es un placer colaborar.

Bajo el sugerente título de La imagen desvelada, y una portada muy vistosa, se tratan aspectos diversos relacionados con (como el subtítulo indica) las prácticas fotográficas en la enfermedad, la muerte y el duelo. Temas que estuvieron presentes en la fotografía desde sus orígenes, pero que con el tiempo fueron generando respuestas de rechazo o de aceptación, dependiendo del momento histórico y cultural en el que estuvieran enmarcadas.

En cualquier caso, la llegada de Internet y de la imagen digital, así como los cambios sociales que han generado nuevas formas de entender los procesos del morir y del duelo, así como la renovación de las narrativas de la enfermedad, han propiciado el resurgir…

Ver la entrada original 1.250 palabras más

Christine Orobitg en la IMF-CSIC

Christine Orobitg (Aix Marseille Université, UMR 7303 TELEMME)

Entre lo biológico y lo imaginario. La sangre,

vector de identidad en la España Moderna (siglos XV a XVIII)

Jueves, 31 de octubre de 2019, 12 horas.

IMF-CSIC carrer Egipcíaques, 15. 08001 Barcelona

Captura de pantalla 2019-10-16 a las 22.37.22

En los discursos y en las mentalidades de la España Moderna (siglos XV a XVIII), la sangre aparece como el vector de identidades individuales y colectivas. Estas concepciones descansan en una serie de representaciones médicas que convendrá analizar en detalle.

Hacer de la sangre vector de identidad implica una forma de determinismo hematológico que se expresa a diferentes niveles, en discursos de tipología y temática variada; por ejemplo, en el discurso sobre la nobleza vs. villanía (diferencia concebida como “biológica” y no social), en el discurso sobre los gitanos, en las representaciones del pícaro y, evidentemente, en el discurso sobre la limpieza de sangre y las minorías (judíos, moros, conversos, moriscos).Todos estos discursos afirman la existencia de un determinismo que configura el comportamiento de los individuos en función de su pertenencia a tal o cual sangre, linaje, gens o “raza”. En el teatro y en la prosa novelesca, estas representaciones se cristalizan a través del tema de la “fuerza de la sangre” que permite a los autores interesantes escenas de anagnórisis en que, tras una larga separación, los consanguíneos, por fin, se reconocen y se juntan. Las implicaciones de dichas representaciones son profundas en la medida en que estos discursos llegan a afirmar la transmisibilidad de los vicios y virtudes negando o, por lo menos reduciendo el libre albedrío. La cuestión adquiere resonancias, incluso consecuencias jurídicas, en la medida en que se afirma también la transmisión de la culpa y de su castigo. Por fin, afirmar la permanencia de los vicios, de la maldad y de la mácula en los conversos y moriscos, a pesar de su conversión, inscribiéndola en la sangre es, también, poner en entredicho la eficacia del bautismo y negar le posibilidad misma de la conversión.

Sin embargo, en las sociedades de la España de Moderna, las maneras de pensar, de imaginar y de representar el hombre y el mundo distaban de ser monolíticas. Por ello, frente a tratadistas que afirman un rígido y absoluto “determinismo hematológico”, surgieron numerosas voces discordantes que refutaron este determinismo, reafirmando el papel fundamental y único del individuo, la noción misma de “humanidad” o de “cristiandad” como un todo o cuerpo indivisible, la validez del bautismo y la libertad de los comportamientos personales, sea cual sea la herencia biológica o sociológica.

Lejos de anclarse en un ayer lejano, estos debates encuentran en las sociedades contemporáneas una resonancia particular: aunque los saberes médicos evolucionan, los mismos debates se seguirán planteando en los siglos XX y XXI.

Christine Orobitg es profesora en la universidad de Aix Marseille y una reputada experta en literatura española e historia cultural de los reinos hispánicos en la primera modernidad. Autora de obras como L’humeur noire: mélancolie, écriture et pensée en Espagne au XVIe et XVII siècle o Garcilaso et la mélancolie, acaba de publicar en Presses Universitaries de Provence el libro Le sang en Espagne. Trésor de vie, vecteur de l’être, XVe-XVIIIe siècles.

 

 

Marcelo Sánchez en la IMF-CSIC

¿De Rudolf Virchow a Salvador Allende?

Relatos en conflicto sobre la Medicina Social Chilena

retrats.jpg 

Viernes 11 de octubre de 2019, 12 horas

Seminari d’Història de la Ciència, a càrrec de:

Marcelo Sánchez Delgado (Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos Universidad de Chile)

IMF-CSIC

Aula de seminarios (1er piso)

c/ Egipcíaques, 15. 08001 Barcelona

En el contexto de la historia de la Medicina Social latinoamericana es posible encontrar –con mayor frecuencia en la historiografía en inglés– un relato de sucesión ideal entre Rudolf Virchow, el llamado “padre de la Medicina Social”, y Salvador Allende, reconocido en este campo por su obra señera La realidad médico-social chilena (1939). El vínculo entre ambos estaría asegurado por la presencia en Chile de un discípulo de Virchow, Max Westenhöfer, que habría transmitido a Allende las ideas de la Medicina Social. Un relato ideal que encumbra hasta la raíz europea a la medicina social latinoamericana y en el que se resalta la transmisión directa y por contacto discipular, desde Virchow hasta Allende. Esta ponencia cuestiona este relato.

Marcelo Sánchez Delgado es Dr. en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Chile. Es profesor  del Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos CECLA de la Universidad de Chile y Editor Meridional Revista Chilena de Estudios Latinoamericanos. Es responsable del Proyecto Fondecyt Iniciación – Chile, N° 11170565 “La profesionalización de la anatomía patológica en Chile desde fines del siglo XIX hasta 1950. Redes y actores para un cuerpo moderno”.

Actividad organizada por el Grupo de Historia de la Ciencia,

Institució Milà i Fontanals – CSIC

(Coordina: José Pardo-Tomás)

Americana na rebotica. Comércio, redes epistolares e comunicação científica no Gabinete Salvador (Barcelona, 1669-1726).

Tesis doctoral de Julianna Morcelli Oliveros.

El pasado 10 de julio de 2019, en el Aula Gran de la Institució Milà i Fontanals (IMF-CSIC, Barcelona) fue defendida, la tesis doctoral de Julianna Morcelli Oliveros, dirigida por José Pardo-Tomás y presentada en la UAB dentro del Programa de Doctorado Interuniversitario de Historia de la Ciencia (UAB-UB).

El tribunal, que le concedió por unanimidad la máxima calificación “Excel·lent CUM LAUDE”, estuvo presidido por Henrique Leitão (CIUCHT-Lisboa) e integrado por Isabel Soler (UB), Josep Maria Camarasa.

Como formé parte del numeroso público asistente,  pienso que quizá sea oportuno publicar ahora estos comentarios sobre el desarrollo de la sesión de lectura y defensa de la tesis.

  • Presentación y contexto

Esta investigación tiene como marco temporal la segunda mitad del siglo XVII y las primeras décadas del siglo XVIII, el período de actividades de Jaume Salvador i Pedrol y su heredero y primogénito, Joan Salvador i Riera, dos miembros de una familia de boticarios que, durante seis generaciones, hicieron de la ciudad de Barcelona un espacio de producción, circulación y difusión de la naturaleza americana.

El contexto es el de un periodo decisivo en el largo proceso de reconfiguración de la historia natural, en un momento de transición del método especulativo al método experimental. El estudio de la historia natural hasta entonces estuvo vinculado a narrativas textuales y modelos enciclopédicos, donde cada elemento tenía su lugar definido dentro de un orden. Los nuevos descubrimientos suponían grandes desafíos taxonómicos. En este proceso los objetos y materiales fueron entendidos ellos mismos como instrumentos de conocimiento, simbolizando un cambio epistemológico que no reemplazó los libros por otros materiales pero que sí supuso una reorientación de las bibliotecas hacia las colecciones.

Aunque el nuevo modelo de colección que se formaba seguía siendo una herramienta importante para demostrar el poder de sus propietarios, las colecciones se convirtieron en espacios de conocimiento, con propósitos basados en preceptos filosóficos naturales y experimentales. Un movimiento que, como bien ha postulado Giuseppe Olmi, evidenció un paralelismo entre el desarrollo intelectual de la historia natural y la evolución del coleccionismo.

 

  • Conceptos teóricos, objetivos y materiales y fuentes

Algunos conceptos a destacar son:

-Colectividad, entendida como el cambio de paradigma de la circulación del conocimiento y de los objetos como resultado de acciones colectivas y de redes.

-Diversidad, refiriéndose a los distintos perfiles de los actores que participan de estas redes (comerciantes, boticarios, farmacéuticos, misioneros, marineros, etc.).

-Individualidad, usada como concepto para explicar los diversos intereses de cada uno de los actores que perseguían objetivos distintos.

-Pluralidad, para explicar que cada objeto tiene una significación distinta para cada actor y, por tanto, múltiples significados. Este concepto intenta romper la linealidad analítica utilizada muchas veces para estudiar los objetos de la ciencia.

 

El objetivo principal de la tesis es identificar la presencia de las Américas en las colecciones de la familia Salvador sin caer en un análisis solamente de contenido tipo inventario, comprendiendo los intereses de estos boticarios y naturalistas catalanes en mantener una colección de Americana en su gabinete de curiosidades. Es decir, identificar el lugar que la naturaleza americana ocupó en sus colecciones y comprender cómo estos materiales han dialogado con las actividades intelectuales y profesionales de sus propietarios, así como comprender cómo la americana fue clasificada. En definitiva, entender el proceso de significación y resignificación al cual la naturaleza de las Américas estuvo condicionada en ese contexto.

Los materiales y fuentes utilizados para el estudio fueron los objetos y libros de la Colección Salvador y la correspondencia epistolar de los Salvador, con el objetivo de confrontar los contenidos de las colecciones que formaban parte del gabinete con la información encontrada en estas cartas.

 

  • Personajes, objetos y espacios

Las redes articuladas por Jaume y Joan Salvador fueron organizadas para alcanzar muestras de la naturaleza americana, articulándola a partir de dos proyectos diferentes para los que fueron creadas diferentes redes, con dinámicas igualmente distintas, en situaciones también distintas.

El primer proyecto tenía como objetivo el enriquecimiento general de las colecciones, así como la expansión de la influencia y del reconocimiento de sus propietarios. La americana fue tanto un propósito como un medio, perdiendo a veces su condición de materialidad para ser utilizada como instrumento para persuadir a determinados actores en colaborar según los intereses de los Salvador. En el segundo, la propia americana fue el proyecto mismo, dibujando dos rutas abiertas en puntos estratégicos para el contacto con las colonias de ultramar. La primera ruta en ciudades dentro del territorio español como Cádiz. La segunda ruta construyó una red entre Barcelona, Lisboa y Brasil basada en el paisanaje: los catalanes comerciantes establecidos en estos sitios.

 

  • Algunas conclusiones

La lectora concluyó del estudio de los objetos que éstos fueron manejados para atender todas las aspiraciones de quien los manipulaba. En el caso de los Salvador, esto pasó por sus intereses como coleccionistas, naturalistas, boticarios y comerciantes. A la vez, cada actor resignificaba los objetos de forma distinta y desde el prisma de su mirada e intenciones, de forma que los objetos y especímenes no pueden clasificarse de manera concluyente y fija.

El gabinete de los Salvador no se limitaba a sus colecciones de naturalia y artificialia, sino que, también, se extendía a su biblioteca, su jardín experimental y la farmacia familiar. Todos estos espacios estaban estrechamente conectados, correspondiendo a importantes espacios de conocimiento y manipulación de la americana en ellos depositados

La presencia, circulación y difusión de materiales americanos por las redes de comunicación y comercio de la República de las Letras se basó en las actividades y negocios realizados por personajes y espacios que, tradicionalmente, se han considerado secundarios o periféricos, pero que realmente no lo fueron. Desde ciudades consideradas periféricas, como Barcelona, y de personajes “marginados”, como los boticarios de la familia Salvador y su red de paisanos, fueron puestos en circulación conocimientos y materiales de todo tipo que enriquecieron colecciones y profesionales en cada punto de Europa.

 

  • Algunas intervenciones del tribunal

Añadir un “mapa” para ubicar a los Salvador en la Barcelona política (por ejemplo Joan Salvador fue miembro del Consell de Cent) y de la Barcelona farmacéutica habría añadido valor.

Hasta hace algunos años, en los estudios sobre la historia de la ciencia los objetos, personajes e intenciones que generaban conocimiento científico eran dados a priori, entendiendo la ciencia como una segmentación dada. En los tiempos más recientes se examinan las relaciones entre personajes y objetos para entender cómo se generan los significados científicos. En este contexto se inserta la tesis de Morcelli, por ejemplo estudiando cómo surge el conocimiento científico en las relaciones epistolares, en las actividades de negocio o en la búsqueda de prestigio. Se trata de un estudio de caso de una microhistoria con significado global de sus conclusiones.

Cuerpos mostrados: novedad editorial made in Gabmusana

Gabinetes, Aulas y Exposiciones.
Actores y Objetos.
Una historia de “longue durée” de los regímenes de exhibición de lo humano y del cuerpo humano.
Desde los gabinetes de curiosidades de los siglos XVII y XVIII a las aulas universitarias del siglo XX, pasando por los colegios de cirugía, las exposiciones coloniales, los circos y los cementerios del siglo XIX.
Un volumen con decenas de ilustraciones a color y con 9 estudios de caso centrados en Barcelona y Madrid nos permiten acercarnos con una mirada histórica a las controversias actuales sobre la exhibición cuerpos humanos en los museos y en otros espacios públicos.

Portada

índice 1

índice 2